Culpan a los videojuegos de la eliminación de Alemania

Los medios señalan al abuso de videojuegos. “Niños de vacaciones o pijamas, más que profesionales y adultos en una misión para lograr un título”, dice Welt.

Alemania, ese ogro que se alimenta de gloria, se vio engullido por la maldición del campeón ante Corea del Sur hace ya más de una semana. Un batacazo, el de la todavía vigente campeona del mundo, que inundó las portadas de los medios de todo el mundo y que todavía colea.

Si caes por primera vez en tu laureada historia a las primeras de cambio en un Mundial, no es causa del azar o la casualidad. Ya no fue el qué, sino el cómo. Los motivos aún están por escudriñar y, por ello, Joachim Löw, hombre concienzudo y metódico, se tomó un dilatado periodo de reflexión antes de informar sobre su continuidad a la Federación Alemana de Fútbol (DFB). El vínculo que une al técnico con la Maanschaft se extiende hasta 2022.

Löw no deja nada al azar y quería entender qué salió mal y por qué en la estancia de la selección alemana en Rusia. Una de las preguntas que se hace el propio seleccionador es si el nivel de concentración de los jugadores germanos era el adecuado para la exigencia de un Mundial. En Rusia no había un equipo, sino un grupo de personas, se afirma desde el núcleo duro de la cuatro veces campeona del Mundo.

En el contexto descrito, Oliver Bierhoff, mánager del combinado teutón y voz autorizada, admitió que “muchos jugadores se retrajeron en sí mismos…”. ¿Hasta el punto de preferir los videojuegos a la realidad?

Según Bild, muchos jugadores alemanes extendían sus noches de partidas a la PlayStation hasta altas horas de la madrugada. Bierhoff y Löw, desconcertados, incluso habrían llegado a tomar la medida de apagar Internet para evitar que los jugadores se conectaran y se retaran de una habitación a otra o con sus amigos en Alemania. Así, invertían su tiempo libre en el FIFA 18 o el Call of Duty, en lugar de tratar de formar grupo, cualidad que marca la diferencia para alzar dicho un torneo de estas características. El periódico Welt, que va más lejos, habla de “niños de vacaciones en pijama, más que profesionales y adultos en una misión para lograr un título”.

Tomado de: https://as.com

El padre de Özil: “Si yo fuera él, dejaría la selección alemana”

En Sport Bild, Mustafa Özil critica las palabras Bierhoff, director deportivo de Alemania, diciendo que deberían haber pensado ir al Mundial sin Özil.

Mustafa Özil no está muy contento por cómo se está tratando a su hijo Mesut tras la eliminación de Alemania en el Mundial de Rusia. En una entrevista con Sport Bild, el padre del jugador del Arsenal asegura: “Si yo fuera él, me iría de la selección”. “Si yo estuviera en su lugar, diría ‘gracias, pero eso fue todo’. La ofensa es demasiado grande“, añade.

Además, quiso comentar las palabras de Oliver Bierhoff, director deportivo de Alemania, en las que decía que deberían haber considerado no convocar a Özil para el Mundial, especialmente después de la polémica fotografía con Erdogan (presidente de Turquía). “No lograron hacer una buena gestión de la crisis y decir que uno deberían haber pensado en prescindir de Mesut es una broma pesada“, asegura Mustafa.

“Siempre se ha dicho que si ganamos, ganamos todos. Pero si perdemos, ¿perdemos por culpa de Özil? Ahora lo abuchean y lo utilizan de chivo expiatorio. Entiendo que esté ofendido“, subraya el progenitor del futbolista.

En cuanto a la mencionada fotografía, Mustafa reconoce en Sport Bild que “no fue una buena idea” y que su hijo “no lo pensó”.

Tomado de: https://as.com

Löw logra seguir al mando de la selección alemana de fútbol

La Federación Alemana de Fútbol apoyó unánimemente la permanence del técnico pese a la derrota en el Mundial de Rusia.

La presidencia de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) votó de forma unánime a favor de la permanencia de Joachim Löw como técnico de la selección mayor pese a haber sido eliminado el equipo en la fase de grupos del Mundial de Rusia, un hecho sin precedentes en el fútbol germano.

Según supo dpa, todos los miembros de la directiva dieron el viernes (29.06.2018) por la noche en una conferencia telefóncia su voto de confianza al seleccionador que llevó a Alemania a alzar su cuarta Copa del Mundo hace cuatro años en Brasil.

Löw tiene contrato hasta 2022 con los germanos. “No hay ningún disenso, esto es una clara muestra de confianza”, trascendió del organismo.

Joachim “Jogi” Löw dejó en suspenso su futuro al mando del combinado alemán y pidió tiempo para reflexionar sobre lo que calificó de “merecida” eliminación del torneo en el que los germanos aspiraban a defender el título.

“Se necesita un poco de tiempo para digerirlo”, señaló a su regreso a Alemania. “Yo también tengo que cuestionarme y ver por qué no lo conseguimos”. Para la semana próxima está prevista una reunión con los dirigentes tras la cual será dada a conocer una decisión.

EAL (dpa)

Selección alemana, ¿maldición o desmotivación?

Alemania es otro de los campeones mundiales que fracasa en la primera ronda. Jens Kleinert, sicólogo deportivo, explica qué hay de verdad tras “la maldición de los campeones mundiales”.

Los campeones mundiales de fútbol han logrado solo dos veces defender sus títulos: Italia en 1938 y Brasil en 1962. Desde entonces, las selecciones nacionales lo han intentado en vano. ¿Hay una maldición del campeón mundial? De los últimos cinco campeones mundiales, cuatro fueron eliminados en la ronda preliminar (solo Brasil llegó a los cuartos de final en 2006).

Hay una cosa en común en todas las selecciones. Es difícil para los entrenadores de una nación campeona dejar fuera a los héroes del Mundial cuatro años después en el próximo torneo. Por ejemplo, en 2002, en Corea del Sur, Francia apostó por jugadores como Emmanuel Petit, Bixente Lizarazu y Marcel Desailly, que ya tenían alrededor de 30 años y ya habían pasado su mejor momento. Lo mismo sucedió con el equipo italiano, que se estrelló en Sudáfrica en 2010, y el equipo español, en Brasil en 2014. También en el equipo alemán, algunos de sus jugadores campeones mundiales de 2014 no estuvieron físicamente a la altura en Rusia. Sin embargo, también puede haber un componente psicológico en la supuesta “maldición del campeón mundial”. Le preguntamos al respecto al profesor Jens Kleinert, de la Universidad de Educación Física de Colonia.

DW: ¿Pueden atrofiarse las ganas de triunfar de un atleta cuando está en la cima?

Prof. Jens Kleinert: Es cierto que asignamos un valor diferente a cosas que ya hemos logrado. Si sueño con convertirme en campeón del mundo y lo he cumplido una vez, entonces esas ansias, esa pasión desaparecen. Por cierto, estas son también palabras que los jugadores usaron después del partido. Entonces, tendría que cambiar mi motivación.

Otro punto es que cuando he logrado algo, quizá cambie mi forma de actuar: me defiendo. Ya soy campeón del mundo, así que tengo que defender el título. Eso significa que solo puedo empeorar. Solo puedo perder. Este es un modo de pensar que se enfoca hacia el fracaso. Además, pensar así se asocia a tener ansiedad e incertidumbre. No puedo cometer errores.

Entonces, ¿eso significa que el miedo a fracasar de un campeón del mundo es mayor?

La probabilidad de que tenga miedo a cometer errores y a perder es definitivamente mayor. Pero no tiene por qué ser así. Se puede cambiar la mentalidad: de defender a ganar. Para eso tengo que establecer nuevos objetivos. El Mundial solo no es una meta suficiente.

Los campeones mundiales de fútbol han logrado solo dos veces defender sus títulos: Italia en 1938 y Brasil en 1962. Desde entonces, las selecciones nacionales lo han intentado en vano. ¿Hay una maldición del campeón mundial? De los últimos cinco campeones mundiales, cuatro fueron eliminados en la ronda preliminar (solo Brasil llegó a los cuartos de final en 2006).

Hay una cosa en común en todas las selecciones. Es difícil para los entrenadores de una nación campeona dejar fuera a los héroes del Mundial cuatro años después en el próximo torneo. Por ejemplo, en 2002, en Corea del Sur, Francia apostó por jugadores como Emmanuel Petit, Bixente Lizarazu y Marcel Desailly, que ya tenían alrededor de 30 años y ya habían pasado su mejor momento. Lo mismo sucedió con el equipo italiano, que se estrelló en Sudáfrica en 2010, y el equipo español, en Brasil en 2014. También en el equipo alemán, algunos de sus jugadores campeones mundiales de 2014 no estuvieron físicamente a la altura en Rusia. Sin embargo, también puede haber un componente psicológico en la supuesta “maldición del campeón mundial”. Le preguntamos al respecto al profesor Jens Kleinert, de la Universidad de Educación Física de Colonia.

DW: ¿Pueden atrofiarse las ganas de triunfar de un atleta cuando está en la cima?

Prof. Jens Kleinert: Es cierto que asignamos un valor diferente a cosas que ya hemos logrado. Si sueño con convertirme en campeón del mundo y lo he cumplido una vez, entonces esas ansias, esa pasión desaparecen. Por cierto, estas son también palabras que los jugadores usaron después del partido. Entonces, tendría que cambiar mi motivación.

Otro punto es que cuando he logrado algo, quizá cambie mi forma de actuar: me defiendo. Ya soy campeón del mundo, así que tengo que defender el título. Eso significa que solo puedo empeorar. Solo puedo perder. Este es un modo de pensar que se enfoca hacia el fracaso. Además, pensar así se asocia a tener ansiedad e incertidumbre. No puedo cometer errores.

Entonces, ¿eso significa que el miedo a fracasar de un campeón del mundo es mayor?

La probabilidad de que tenga miedo a cometer errores y a perder es definitivamente mayor. Pero no tiene por qué ser así. Se puede cambiar la mentalidad: de defender a ganar. Para eso tengo que establecer nuevos objetivos. El Mundial solo no es una meta suficiente.

Opinión: ¡Alemania, despierta!

Marco Reus logró que la selección alemana despertara de su letargia en el partido contra Suecia. Todavía no es demasiado tarde para una estrategia ganadora, opina Thomas Klein.

Al final, hubo celebración. Toni Kroos encajó el balón en la portería sueca literalmente en el último segundo. Una victoria perfecta en esta ronda del Mundial de Rusia. Los jugadores se dejaron llevar por la euforia, el entrenador se volvió fuera de quicio y un grito de júbilo de los aficionados invadió el estadio Fisht, en Sochi.

El mencionado Kroos no dudó en disfrutar de su celebración, con una vuelta de honor y haciendo señas a los espectadores que habían acudido a animar a la selección alemana. Aunque muchos de los que lo vitoreaban habrían querido verlo fuera del terreno de juego en la primera mitad del encuentro, en la que un paso errado del centrocampista regaló a los suecos un balón que acabó convertido en tanto.

l partido lo ganó Reus

Pero a pesar de su gol de la victoria y de toda la alegría por este éxito en el último momento, Kroos no es desde luego la única razón por la que los campeones del mundo todavía pueden aspirar a los octavos de final. En el campo había más jugadores. Futbolistas como Timo Werner, Manuel Neuer o Julian Brandt. Este último fue, de nuevo, más peligroso para Suecia en el poco tiempo que le dejaron jugar que Thomas Müller y Joshua Kimmich en los 87 minutos anteriores. De Julian Draxler mejor ni hablamos.

En su lugar, los titulares deberían estar dedicados a Marco Reus. El jugador oriundo de Dortmund corrió, saltó, defendió y estuvo siempre omnipresente. Su gol en el segundo tiempo sirvió, como en el partido contra México, para despertar a los once alemanes sumidos en la letargia y marcó un punto de inflexión en el partido y en la actitud de la “Mannschaft”. Por fin se dieron cuenta de que está en juego el Mundial y de que, a veces, un campeón también tiene que correr, luchar y superarse a sí mismo.

Hay que creerse la camiseta

Todo esto quedó bastante claro en la segunda salida a escena de la selección alemana en el campeonato. Para tener posibilidades reales de lograr un buen resultado, el entrenador debería apostar por otros jugadores, especialmente aquellos que demuestren la actitud correcta en el día señalado. Se trata de mucho más que simplemente ponerse los zapatos de fútbol. Hay que creerse la camiseta.

Y ahora, la buena noticia: Löw tiene suficientes jugadores en plantilla con “ganas de fútbol” y que han traído consigo el lenguaje corporal necesario. El señor debería dejarles jugar. Brandt, Reus, Werner o Leon Goretzka, ¡con todos estos jóvenes hay posibilidades en este Mundial!

Autor: Thomas Klein, desde Sochi (EAL/RRR).

Tomado de: http://www.dw.com/es

Kroos: “Mucha gente se iba a alegrar en Alemania si nos echaban”

Pitó el árbitro el final del partido y Toni Kroos se tiró al suelo, se puso de rodillas y empezó a dar puñetazos al césped. Poco habitual en él, celebró el triunfo con una euforia desmedida, como lo hacen casi todos los jugadores del planeta, pero de una manera que no va con él. Quizás, porque lo que experimentó ayer en Sochi también era nuevo para él. Estaba Alemania con pie y medio fuera del Mundial y la metió de lleno Kroos con una falta magistral que coronaba su espectacular segunda parte y borraba su fallo en el gol de Suecia.

“El primer gol de Suecia es culpa mía, asumo la responsalidad, pero al final se arregló, ¿no?”, decía el alemán a pie de césped, después de que le abrazaran uno a uno todos sus compañeros y un Joachim Löw que casi le levantaba por los aires. “Ha sido impresionante”, admitía Kroos, frío como el hielo una vez pasado el sofocón del partido y con ganas también de cobrar algunas facturas a los que han dudado de Alemania.

“Tenía la sensación de que mucha gente se iba a alegrar en Alemania si nos eliminaban, pero no se lo vamos a poner tan fácil. No nos van a mandar a la calle fácilmente”, decía Kroos, que firmó una segunda parte sobresaliente en la que se echó el equipo a la espalda y que le permitió llegar hasta una cifra récord: 144 toques de balón.

Salvo en la jugada del gol sueco, Kroos tuvo una precisión de cirujano durante todo el partido, con un acierto en el pase del 93%. “Cuando tocas el balón 400 veces es normal que puedas perder dos balones, pero asumo mi fallo”, insistía el madridista, recordando casi más su error en el primer tiempo que el golazo histórico con el que mantiene a Alemania con vida en el Mundial.

El gol: “La falta era buena y pensé que había que cambiar el concepto. Habíamos puestos muchísimos centros y no habíamos marcado. Y Suecia estaba lista para defender, así que había que probar a tirar y fue gol. No hay que dudar. La alegría fue inmensa porque era un gol importante para el equipo”

Tomado de: marca.com

Rudy es duda para el vital partido frente a Corea tras operarse de una fractura nasal

El alemán Sebastian Rudy, centrocampista del Bayern Múnich, fue operado este domingo tras la fractura de la nariz que sufrió en el partido contra Suecia en Sochi este sábado, informó la Federación germana.

Rudy, que logró entrar en el equipo titular de Joachim Löw, se lesionó en el transcurso del choque de forma fortuita al recibir un golpe del sueco Ola Toivonen, que impactó con su bota izquierda en la cara, y tuvo que ser reemplazado a los 31 minutos por Ilkay Gundogan.

Olivier Bierhoff, miembro del cuerpo técnico de la selección germana, indicó que no se excluye que el futbolista del conjunto bávaro pueda estar a su disposición para el partido del miércoles contra Corea del Sur, aunque tendría que jugar con una máscara protectora.

Tomado de: marca.com

Hummels se apunta al encuentro frente a los surcoreanos

Joachim Löw, seleccionador de Alemania, podrá contar con el defensa central Mats Hummels en el trascendental partido del miércoles ante Corea del Sur, indicó su ayudante, Marcus Sorg.

El técnico indicó a los medios informativos en el lugar de concentración del conjunto germano en Vatutinki, en la región de Moscú, que Hummels está de nuevo a disposición tras recuperarse de un problema en el cuello que le hizo ser baja en el dramático encuentro ante Suecia.

Alemania estuvo al borde del k.o., de la eliminación, cuando fue parte del encuentro perdiendo. Acabó ganando con un tanto del madridista Toni Kross en la prolongación.

Hay que conseguir que los jugadores no sólo estén físicamente bien, sino también mentalmente frescos”

Marcus Sorg, ayudante de Joachim Löw

Löw concedió un día de descanso a la plantilla después de tanta tensión. “Hay que conseguir que los jugadores no sólo estén físicamente bien, sino también mentalmente frescos”, justificó Sorg.

El cuerpo técnico espera que Hummels pueda jugar sin problemas ante los surcoreanos en Kazan y también aguarda la evolución de Sebastian Rudy, quien fue intervenido de una fractura de la nariz, sufrida también ante Suecia.

Elogios para Özil y Khedira

Sorg, que valoró la fuerza del grupo y la capacidad para aferrarse a sus cualidades en los momentos difíciles y la necesidad de que ocurra de aquí en adelante, explicó que Mesut Özil y Sami Khedira, suplentes frente a Suecia, tuvieron un comportamiento modélico y estuvieron respaldando a sus compañeros.

“Siempre hemos trabajado para formar un equipo amplio”, indicó el componente del cuerpo técnico alemán, que recordó que “todo el mundo es necesario” y los presentes en la convocatoria tendrán “sus oportunidades”. “Al fin y al cabo lo que cuenta es el equipo”, apostilló.

Tomado de: marca.com

Minuto 95: Alemania decide con grandeza

Una falta en el minuto 95. Reus y Kroos hablan. Alemania está fuera. No hay ángulo para lanzarla directa. Optan por ganar un metro y Kroos , en una decisión de grandeza, se la juega y tira directo resucitando a la gran Alemania. El famoso milagro económico alemán de los 50 volvió en forma de fútbol en el estadio olímpico de Sochi. Lo fácil hubiera sido centrarla para que el gigante Mario Gómez (1,89) la rematara con la cabeza ante la buena defensa sueca. No. Kroos decidió jugársela y salvó a la campeona del mundo del más estrepitoso ridículo. El fútbol siempre da segundas oportunidades y más a equipos históricos que tradicionalmente están acostumbrados a ganar frente a modestos pletóricos que saben que al final siempre hay un tiro malicioso que se acaba colando en sus ilusiones. Suecia venía de dejar a Italia fuera, pero Alemania es Alemania.

Fue un partido de infarto, en el que el equipo de Low siempre fue al ataque, convencido de que tenía que darlo todo. El técnico prescindió de Hummels , Khedira y Özil , tres jugadores que estuvieron realmente espesos en el primer partido contra México. Pero Suecia se adelantó y la sombra del primer sorpresón en el Mundial sobrevoló Rusia. Reus , primero y Kroos después lo arreglaron. Fueron los dos futbolistas del partido. Los que en el momento más importante tomaron una decisión y salió bien. No era la más fácil. Por eso fue grande. Alemania se la acabará jugando en la última jornada con posibilidades, como Argentina, curiosamente las dos finalistas del último Mundial sufriendo como nunca.

Fabricar un equipo campeón es muy difícil, pero ser una selección competitiva es lo que han hecho tanto Bélgica como México. Bob Martínez y Thierry Henry han conseguido que la colección de cromos belga sea una trituradora ante equipos pequeños. Ha marcado ocho goles. Y los mexicanos han logrado ser rápidos en las transiciones y muy peligrosos delante, donde Chicharito marca en todos los Mundiales que participa. De momento, el mejor ejemplo ofensivo son estas dos selecciones que se han encaramado a las primeras posiciones del ránking de revelaciones en este Mundial en el que los grandes sufren demasiado.

Tomado de:mundodeportivo.com

Digestión de la victoria y calculadora

Hemos luchado hasta el final y hemos merecido la victoria” (Kroos). “Nunca nos rendimos” (ter Stegen), “Nunca nos den por perdidos” (Khedira), “Somos un equipo, dentro y fuera del campo, no importa lo que digan” (Özil).

Las declaraciones de los jugadores de la selección alemana ilustraban el sentir de todo el país: máxima unidad y concentración ante una situación límite. La victoria ante Suecia era perentoria para no quedarse fuera del Mundial y la Mannschaft se volcó hasta el último momento, un esfuerzo colectivo que se vio recompensado con una genialidad de Toni Kroos –héroe y villano en el partido– cuando se acababa el tiempo añadido. Ahora tienen que mantener la concentración y confiar en que un cúmulo de mala suerte no le apee del Mundial.

¿Cuáles son las opciones de Alemania para pasar a octavos de final?

En la tercera y última jornada de la fase de grupos se decidirá qué dos selecciones del Grupo F pasarán a la siguiente fase en el Mundial. Ambos partidos [Corea del Sur-Alemania y México-Suecia] se disputarán de forma simultánea a las 16:00 CEST. Escenarios posibles:

Victoria de Alemania sobre Corea del Sur

– SÍ clasifica si gana a los surcoreanos por más de un gol de diferencia (independientemente del resultado del México-Suecia).

– SÍ clasifica si gana por un gol de diferencia y Suecia no vence a México.

– NO clasifica si gana por un gol de diferencia pero Suecia hace lo mismo ante México y hay más goles en el MEX-SWE que en el KOR-GER.

*En caso de que Alemania y Suecia ganaran por un gol de diferencia y con el mismo resultado, se produciría en triple empate entre México, Alemania y Suecia que se resuelve en primera instancia con el fair play (tarjetas acumuladas) y por medio de un sorteo si se repite de nuevo el empate.

Empate de Alemania y Corea del Sur

– SÍ clasifica si México gana a Suecia.

– SÍ clasifica si México y Suecia también empatan pero con menos goles que en el Corea del Sur-Alemania.

– NO clasifica si Suecia gana a México

Derrota de Alemania ante Corea del Sur

– SÍ clasifica si México gana a Suecia con una diferencia de goles superior a su derrota ante Corea del Sur.

*En caso de que Alemania pierda (ante Corea del Sur) y Suecia también (ante México) con la misma diferencia de goles, clasificará a octavos de final el derrotado que marque más goles; si el empate persiste, primero se aplicaría el fair play y después un sorteo.

Tomado de:bundesliga.com/es