3-0: Alemania muestra síntomas de recuperación y golea a Rusia

  • Sané, Süle y Gnabry firman los tantos en el cómodo triunfo de los germanos en el amistoso celebrado en Leipzig

Alemania recobró viejas sensaciones en Leipzig.
Alemania recobró viejas sensaciones en Leipzig. (Alexander Hassenstein – Alexander Hassenstein / Getty)
EFE

Actualizado a 15-11-2018 23:16

Alemania mostró síntomas de recuperación tras un año horrible y goleó a Rusia por 3-0 en un amistoso en el que al cuadro germano le bastó completar un buen primer tiempo después del cual vino una segunda parte para olvidar.

En la primera parte, el partido se presentó como un monólogo alemán y en el primer ataque digno de mención de los dirigidos por Joachim Löw, Leroy Sané abrió el marcador con un remate dentro del área tras un centro desde la derecha de Gnabry.

Gnabry le había ganado la espalda a la defensa rusa al recibir un pase de Thilo Kehrer y puso el balón en el centro del área para que Sané definiera de pierna derecha.

Los nombres de los tres participantes en la jugada del primer gol realzó a una representación de los futbolistas elegidos por Löw para ejecutar una paulatina renovación. De los habituales titulares de la selección campeona del mundo en 2014 el único que salió en la formación inicial fue el meta Manuel Neuer.

Rusia estaba demasiado replegada y dejaba el balón a los alemanes que tenían constantes aproximaciones al área. En el 13, Sané no llegó a un centro de Ginter. En el 19 Timo Werner tuvo una buena ocasión pero, en lugar de buscar la definición, trató de cruzar el balón hacia Sané y erró el paso

En el 23 Sané falló otra gran oportunidad de cabeza, a centro de Kai Havertz desde la banda izquierda.

Pero no fue hasta el minuto 24 cuando llegó el segundo de la mano del central Süle que anotó con la pierna derecha dentro del área tras un saque de esquina que Antonio Rüdiger prolongó de cabeza.

El tercero llegó en el minuto 39 gracias a Gnabry que recibió la asistencia de Havertz filtrado entre los centrales rusos.

En el segundo tiempo Rusia salió de la madriguera, empezó a marcar la salida de Alemania y mostró cierta mejoría. Poco después de que los equipos volvieran del descanso, Ionov tuvo una buena ocasión para reducir distancias después de que Kimmich y Sané se enredaran entre ello en el intento de salir jugando.

Alemania, por su parte, tuvo un bajón por culpa de la pérdida de ritmo por los cambios y también porque Rusia le permitió menos que en la primera parte.

Ficha Técnica

3 – Alemania: Neuer; Ginter, Süle, Rüdiger (Tah, 61) ; Kehrer, Kimmich, Havertz (Rudy,65), Hector (Schulz, 70); Gnabry (Müller, 73), Werner (Brandt, 64), Sané (Goretzka, 78).

0 – Rusia: Lunev, Nababkin (Semenov, 79), Neustädter, Jikia, Rausch; Gazinsky, Kuzyaev (Kambolov, 71); Ionov (Poloz, 75), Al. Miranchuk (An, Mirachuk, 61), Erokhin, Ari (Zabolotny, 55).

Goles: 1-0 (min 8, Sané), 2-0 (min 25, Süle), 3-0 (min 39, Gnabry),

Árbitro: Sandro Schärer (Suiza) amonestó a Erokhin.

Incidencias: partido amistoso disputado en la Red Bull Arena de Leipzig

Tomado de: mundodeportivo.com

Estos son los convocados de Alemania

Resumen

  • Esta es la lista de jugadores alemanes que enfrentarán a Rusia y Holanda.
  • El combinado de Joachim Köw jugará dos partidos, un amistoso en Leipzig y otro valido para la Liga de Naciones de la UEFA en Gelsenkirchen.
  • El regreso de Marco Reus y la ausencia de Jérôme Boateng y Marc-André ter Stegen son las principales novedades en la convocatoria de la Mannschaft.

 

Alemania se medirá en partido amistoso ante Rusia (15 de noviembre) y por la Liga de Naciones a Holanda (19 de noviembre). Conozca a fondo la convocatoria de Joachim Löw.

Con la novedad del regreso del capitán del Borussia Dortmund Marco Reus al seno de la selección, la no invitación a Jérôme Boateng y la oportunidad ofrecida a Kevin Trapp -de gran campaña con el Eintracht Frankfurt- ocupando la plaza de Marc-André ter Stegen, Alemania enfrentará dos partidos de gran tensión, uno amistoso ante Rusia y el otro en el marco de la recién estrenada Liga de Naciones de la UEFA. Joachim Löw nominó a 24 futbolistas

Este jueves 15 de noviembre, el equipo alemán jugará ante Rusia en Leipzig y cuatros días más tarde recibirá en Gelsenkirchen a Holanda.

Me alegro de ver a Marco atravesando una buena época con el Borussia Dortmund”, dijo Löw respecto a la inclusión de Marco Reus en la lista. ” En su estado de forma actual puede ser un gran apoyo para todo el equipo, que es lo que espero de él“. Así mismo, el DT alemán también habló sobre las bajas de Marc-André ter Stegen y Jérôme Boateng en la convocatoria: “Marc viene jugando una gran temporada con el Barcelona, pero desde hace tiempo aqueja problemas en el hombro, por eso decidimos darle estos días para que disfrute de un descanso. Con Jérôme hablé de lo bien que le vendría una pausa, así podemos probar las alternativas que tenemos en esa posición y saber si están a su nivel“.

Esta es la lista de convocados de Joachim Löw para los partidos ante Rusia y Holanda:

ARQUEROS:

Manuel Neuer (Bayern Múnich), Kevin Trapp (Eintracht Frankfurt), Bernd Leno (Arsenal).

DEFENSAS:

Thilo Kehrer (Paris St-Germain), Nico Schulz (TSG 1899 Hoffenheim), Jonathan Tah (Bayer 04 Leverkusen), Mats Hummels, Niklas Süle (FC Bayern München), Matthias Ginter (Borussia Mönchengladbach), Jonas Hector (1. FC Köln), Antonio Rüdiger (Chelsea).

MEDIOCAMPO/ATAQUE:

Toni Kroos (Real Madrid), Leroy Sané (Manchester City), Kai Havertz, Julian Brandt (Bayer 04 Leverkusen), Thomas Müller, Serge Gnabry, Leon Goretzka, Joshua Kimmich (Bayern Múnich), Julian Draxler (Paris St-Germain), Timo Werner (RB Leipzig), Mark Uth, Sebastian Rudy (FC Schalke 04), Marco Reus (Borussia Dortmund).

Tomado de: bundesliga.com/es

Löw, salvado por la juventud

  • Aunque Alemania vive su peor crisis desde 1979, la imagen de un once con siete jugadores menores de 25 años ante Francia dio crédito al seleccionador germano

 

Pese a que, tras la derrota del martes por 2-1 contra Francia, la selección de Alemania se encuentra sumida en su peor crisis desde 1979, a su cuestionado seleccionador, Joachim Löw, aún le queda una carta que jugar para seguir en el cargo, que ocupa desde 2006: la de la juventud, el cambio generacional al que hasta ahora se había resistido. La buena prestación de los siete jugadores menores de 25 años a los que Löw incluyó en su once titular en el Stade de France hizo sentir a la afición germana que hay base para el futuro tras esta pesadilla de 2018. Y Löw recuperó crédito por su apuesta por la juventud en un partido así.

El año 2018 ha sido un mal sueño para Alemania, que ha perdido seis de los once partidos que ha jugado, una estadística negativa que no se recordaba desde 1985, cuando perdió cinco bajo las órdenes de Franz Beckenbauer. Si nos fijamos en los últimos 13, Alemania solo ha ganado tres encuentros, su peor registro desde 1979.

En el Mundial de Rusia, Alemania cayó por primera vez en su historia en la fase de grupos después de perder ante México (0-1) y Corea del Sur (0-2) y solo conseguir una agónica victoria ante Suecia (2-1), con un gol de Kroos de falta.

La debacle del Mundial

Tras la debacle mundialista, el conjunto de Joachim Löw logró un trabajado empate sin goles ante Francia (0-0) en Múnich y parecía que recuperaba sensaciones, pero después volvió a mostrar sus dudas en el ajustado triunfo en el amistoso que disputó contra Perú (2-1) en Hoffenheim.

Sin embargo, la luz de alarma en la ‘Mannschaft’ no se disparó hasta la goleada que le endosó Holanda (3-0) el sábado, un partido en el que los alemanes dieron una pobre imagen y apenas ofrecieron resistencia. Tras el 2-1 ante Francia, la continuidad de Alemania en la Liga A de la Nations League pende de un hilo. Si el 16 de noviembre Holanda vence a Francia, los germanos descenderán. Si la ‘oranje’ no gana, en el Alemania-Holanda del 19 se decidirá quién pierde la categoría.

Base de futuro

Aunque sobre el papel la derrota frente a Francia agravó la situación, los analistas alemanes estiman que la actuación de los siete jóvenes salvó a Löw porque existe la base para reconstruir al equipo de cara a la Eurocopa-2020. Las cifras son las peores desde 1979, pero en los medios alemanes los comentarios eran este miércoles positivos.

Así, la revista Kicker afirmaba que “el futuro dirá si en París ha nacido una nueva selección alemana, pero esta formación merece tener su oportunidad”. Dicho medio estima que rejuvenecer al ‘Mannschaft’ es indispensable y que Löw, hasta ahora fiel a los campeones del mundo de 2014, “se ha dado cuenta justo a tiempo”.

Los siete titulares menores de 23 años

Los siete titulares de Alemania menores de 25 años ante Francia fueron: Niklas Süle (Bayern, 23 años), Matthias Ginter (Borussia M’gladbach, 24), Joshua Kimmich (Bayern, 23), Thilo Kehrer (Paris Saint-Germain, 22), Leroy Sané (Manchester City, 22), Serge Gnabry (Bayern, 23) y Timo Werner (Leipzig, 22). Completaron el once Nico Schulz (Hoffenheim, 25), Mats Hummels (Bayern, 29), Toni Kroos (Real Madrid, 28) y Manuel Neuer (Bayern, 32).

Tomado de: https://www.mundodeportivo.com

La peor Alemania de la historia

Antoine Griezmann, delantero francés con un apellido de origen alemán, condenó con sus dos goles a una nueva derrota de Alemania en la Liga de las Naciones de la UEFA. El jugador del Atlético, al mismo tiempo, desencadenó la mayor crisis de la historia en la Mannschaf. Este será un año complicado de olvidar para los teutones, puesto que jamás desde su fundación como federación en 1908 habían acumulado seis derrotas en un mismo año. En este 2018 del Mundial en Rusia, Alemania ha caído frente a Brasil (0-1), Austria (2-1), México (0-1), Corea del Sur (2-0), Holanda (3-0) y Francia (2-1). Cuatro partidos oficiales (los cuatro últimos) y dos amistosos, que van a provocar que la selección germana vaya a ocupar el puesto 14º en la lista FIFA, según adelantó el estadístico Míster Chip.

Habría que remontarse a 1985 para encontrarse un año con al menos cinco derrotas de la selección alemana. Después de caer en la primera fase de la Eurocopa Francia 84 con un gol de Maceda en el último minuto que clasificó a España para las semifinales, Alemania entró en 1985 en una nueva etapa con el mítico Franz Beckenbauer en el banquillo. No obstante, cuatro de las cinco derrotas que se produjeron en ese 1985 fueron en partidos amistosos (Hungría, Inglaterra, México y la URSS), lo que minimizaron su trascendencia. Solo la caída ante Portugal (0-1) puso en cierto peligro el pase a la fase final del Mundial de México 86, resuelto tras un empate a dos con Checoslovaquia el 17 de noviembre de 1985. Luego, en la fase final, Alemania, casi siempre fiable, llegaría a la final.

En este 2018, Alemania llegó a la fase final del Mundial de Rusia como campeona del mundo, cayendo en la primera fase después de una estupenda racha desde que quedara en tercera posición en el Mundial de Alemania 2006. Desde esa cita y con Joachim Löw en el banquillo, la selección germana fue subcampeona en la Eurocopa de Austria y Suiza de 2008; tercera en el Mundial de Suráfrica 2010; semifinalista en la Eurocopa de Polonia y Ucrania 2012; campeona del mundo en el Mundial Brasil 2014; semifinalista en la Eurocopa de Francia 2016 y campeona de la Copa Confederaciones de Rusia en 2017.

Löw igualó el pasado nueve de septiembre, ante Perú, los 167 partidos que el seleccionador Sepp Herberger, campeón del mundo en 1954, dirigió a Alemania. Lleva ya 169, con un balance total de 109 triunfos, 31 empates y 29 derrotas. Ante Francia el técnico con más partidos de la historia de Alemania, revolucionó su once con la entrada de jugadores como Ginter, Schulz, Kehrer, Sané o Gnabry; utilizó una defensa de tres centrales y se vio a un equipo mucho más vertical que el de costumbre. “Fue un partido sobre el que podemos empezar a construir el futuro”, afirmó Löw a la conclusión de la sexta derrota de este horrible año. El 19 de noviembre, Alemania recibe a Holanda y necesita ganar y que Holanda pierda sus dos partidos para no bajar de categoría en la Liga de las Naciones de la UEFA. Si Francia y Holanda empatan el 16 de noviembre, Alemania se vería obligada a ganar a Holanda al menos por 4-0 después del serio correctivo que los holandeses (3-0) le dieran a los teutones el 13 de octubre. Löw renovó hasta 2022 antes de la celebración del Mundial de Rusia el pasado verano.

Tomado de: https://elpais.com/deportes

Así es como Alemania quiere superar su crisis futbolística

MÚNICH — Es un momento incómodo para que Reinhard Grindel, quien encabeza la Federación Alemana de Fútbol, busque promover la campaña de su país para ser sede de la Eurocopa 2024. De hecho, es un momento incómodo para cualquier promoción relacionada con una selección de fútbol que hace unos meses era considerada uno de los temas que podía unificar a los alemanes y una de las fuerzas imparables de cualquier deporte.

A principios de septiembre una multitud con banderas alemanas y que posó haciendo saludos nazis irrumpió por las calles de Chemnitz, al este del país, para perseguir a personas de tez oscura que consideraban migrantes, mientras la policía, sobrepasada, no pudo más que observar.

Esas imágenes se volvieron otro suceso más que tanto Grindel como la federación (DFB, por sus siglas en alemán) han intentado explicar, en medio de acusaciones de racismo y discriminación contra los propios jugadores; después del Mundial de Rusia 2018, el delantero estrella Mesut Özil anunció su retiro de la selección, que también tuvo un desempeño históricamente pobre en el torneo.

“Soy alemán cuando ganamos, pero un inmigrante cuando perdemos”, escribió Özil sobre su partida en una carta hecha pública un semana después de la derrota alemana en el Mundial, cuando la selección teutona —la campeona defensora— quedó última en su grupo. Fue su peor copa desde 1938.

Ahora las denuncias de discriminación por parte de un icono futbolístico con orígenes en la comunidad turca de Alemania se han vuelto centrales ante la campaña germana para ser sede de la Euro: su único rival para organizar el torneo internacional más grande después del Mundial es Turquía.

Grindel, expolítico de 61 años que forma parte de la Unión Demócrata Cristiana de la canciller Angela Merkel, dijo que las declaraciones de Özil son un punto bajo de su gestión, incluso peor que la eliminación de la selección en la copa. Özil criticó con particular énfasis a Grindel, más que a la federación que él encabeza.

Eso ha cambiado la imagen de una asociación futbolística que él ha querido promover desde que Alemania fue sede mundialista, en 2006. La DFB ha buscado mostrarse como un parangón de la integración racial y religiosa: Grindel dijo que hay 50.000 solicitantes de asilo y refugiados registrados como jugadores en los 25.000 clubes alemanes y la DFB tiene a oficiales de diversidad, entre ellos el delantero brasileño Cacau, quien jugó en el Mundial de 2006. Pero si, doce años después de esa copa, alguien como Özil —símbolo de esa integración— se siente obligado a retirarse de esa manera, ¿qué dice eso de Alemania ahora que quiere organizar su siguiente gran torneo?

Las declaraciones de Özil surgieron después de varios pasos en falso tanto del jugador como de la selección. La crisis comenzó en mayo, antes del Mundial de Rusia, cuando Özil y otro jugador de ascendencia turca, İlkay Gündoğan, posaron para una fotografía con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan —acusado por el gobierno alemán de autoritario y nacionalista— un día antes de que fueran anunciados los convocados a la selección alemana.

Ambos jugadores fueron duramente criticados; algunos medios alemanes cuestionaron su lealtad al país y recibieron amenazas por medio de redes sociales.

El director técnico del equipo alemán Joachim Löw, el gerente Oliver Bierhoff y Grindel se reunieron para discutir cómo lidiar con la crisis. Decidieron mantener a los futbolistas en la selección, aunque surgieron reportes de que Grindel había querido vetar a Özil. Ante las críticas, tanto él como Gündoğan se reunieron con el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier.

Gündoğan incluso acudió con un psicólogo en medio del furor y publicó un comunicado para explicar las razones del encuentro con Erdoğan. Özil eligió no hacer lo mismo; los encargados de la federación le habían dicho que debía concentrarse en los preparativos para el Mundial, según dijeron sus allegados.

Pero en el último partido antes de irse a Rusia, el público alemán abucheó a los jugadores; incluso aplaudieron cuando Gündoğan recibió una falta.

Los funcionarios de la DFB pensaron que, con los logros del equipo en Rusia, el país dejaría de lado el supuesto escándalo. Pero perdieron contra México y contra Corea del Sur. Özil no fue ni de lejos el peor jugador del equipo, aunque de cualquier manera fue bastante criticado por supuestamente crear cismas dentro del equipo o de que no jugaba como alemán.

Grindel aseguró en entrevista con The New York Times que no culpa a Özil por los problemas mundialistas de Alemania, aunque dijo que esperaba que el futbolista de 29 años aclarara por qué tuvo el encuentro con Erdoğan. El jugador se había reunido con el presidente turco en unas doce ocasiones anteriores, sin que hubiera tanto estruendo.

“Lo único que le pido a Mesut es que haga una declaración, sobre todo para que los fanáticos y Mesut estén unidos de nuevo, porque mi expectativa es que juegue de nuevo en el equipo”, dijo.

Grindel y otros funcionarios alemanes reconocen que deberían haber respondido de manera más decisiva cuando la controversia empezó; en cambio, esta terminó por afectar a toda la DFB y desató los cuestionamientos de lealtad contra Özil. Luego el jugador dejó la selección, en una carta en la que hizo referencias a comentarios de Grindel cuando era legislador en los que parece haber cuestionado si el multiculturalismo era compatible con la integración.

La ministra de Justicia Katarina Barley ha sido de las pocas figuras públicas en darle respaldo completo a Özil. “Es alarmante que un gran futbolista alemán como Mesut Özil ya no quiera estar en su país debido al racismo, y que no se sienta representado por la junta encargada del fútbol alemán”, dijo.

Alemania aún es la favorita para quedarse con la sede de la Euro 2024, pero los encargados de la postulación sí han expresado preocupación de que el voto sea mucho más cerrado debido a denuncias como la de Özil.

De hecho, las repercusiones del caso Özil y una ola de sentimiento antinmigrante que se ha arraigado en ciertas partes del país después de la llegada de más de un millón de refugiados sirios han hecho urgente que el país obtenga la sede del campeonato, dijo Bierhoff.

“Por eso necesitamos conseguir el Campeonato Europeo de 2024, para mostrarle al mundo que este país no es así”, dijo Bierhoff, el gerente de la selección. “La mayoría de la gente en Alemania no es así y debemos demostrarlo”.

Aun así, hay poca diversidad en los cargos superiores de la DFB, lo que exhibe muy poco de la Alemania moderna de la que tanto desean hablar quienes buscan ganar el 27 de septiembre la sede de la Euro. El fracaso no es una opción, especialmente cuando el oponente es Erdoğan.

Tomado de: https://www.nytimes.com/es

‘Hemos estado al mismo nivel que el mejor equipo del mundo’: Low

El entrenador de Alemania se quejó por el penalti con el que le ganó Francia.

El seleccionador alemán, Joachim Low, se quejó del arbitraje de su duelo de Liga de las Naciones contra Francia, en particular del penalti que permitió a Antoine Griezmann lograr el segundo gol, y consideró que su selección fue mejor.

“Estoy decepcionado del resultado pese a que es una derrota diferente a la del sábado (contra Holanda), no por el resultado, sino por nuestro partido. Estoy contento, hemos jugado de forma consecuente, muy disciplinados. Hemos estado al mismo nivel que el mejor equipo del mudo y hemos incluso podido marcar el 2-0”, aseguró. “Pero Francia tiene calidad individual y si te despistas te castigan”, agregó.

Low aseguró que el penalti fue “injusto” y, tras ver las imágenes en televisión, sentenció que el defensor no toca a Matuidi. Como punto negativo, el seleccionador alemán señaló que les faltó concretar las ocasiones en el primer tiempo y criticó la falta de “sangre fría” de algunos de sus jugadores, porque “con 2-0 se habría jugado con más tranquilidad”.

“Pese a ello, creo que merecimos ganar, fuimos el mejor equipo, aunque nos ha faltado un poco de inteligencia y de sangre fría”, indicó.

EFE

Estrepitosa caída de Alemania en la Nations League: cómo pasó ser admirada por su fútbol a estar a un paso del descenso

Alemania fue durante años la selección que todos querían seguir, el punto de referencia en el mundo del fútbol.

Campeón del mundo en 2014, tras someter a su fútbol a un largo y meticuloso proceso de formación y desarrollo, el Mannschaft pareció por momentos invencible gracias a una exquisita técnica que combinaba a la perfección con su potencia física y mentalidad infranqueable.

Una máquina de fútbol que alcanzó su máxima expresión con la destrucción 7 a 1 de Brasil en Belo Horizonte y que logró la consagración venciendo a Argentina en la final.

Fue una demostración de poder pocas veces vista, superando a los dos gigantes sudamericanos para conquistar un territorio que ningún país europeo había podido en la historia del fútbol.

Pero en el momento que se levantó la Copa del Mundo también comenzó un proceso de recambio en la selección.

Siempre dirigidos por el técnico Joachim Low, Alemania fue asumiendo la salida de algunas de sus principales figuras abriéndole la puerta a nuevos jugadores, siempre fiel al estilo que le había dado tanto éxito.

Supo sobreponerse a la frustración de perder contra Francia en las semifinales de la Eurocopa 2016 completando unas eliminatorias perfectas al Mundial de Rusia.

También se impuso en la Copa Confederaciones en 2017 al vencer en la final a Chile con un equipo totalmente renovado, triunfo que pareció confirmar su favoritismo para defender con éxito su título en el Mundial.

Poco se podía presagiar por entonces lo que terminaría siendo el 2018 para la selección que inspiró la famosa frase del ex delantero inglés Gary Lineker de que el fútbol es un deporte en el que “juegan once contra once, y siempre gana Alemania”.

Ya no.

La caída

Con la derrota que sufrió el martes ante Francia, Alemania quedó al borde de descender a la segunda división de la Liga de las Naciones, el torneo creada por la UEFA este año para incentivar los partidos entre selecciones y reducir el número de partidos amistosos en el calendario internacional.

Fue su segunda derrota consecutiva tras ser humillada el pasado fin de semana por Holanda y, según el estadístico español Alexis Martín Tamayo, mejor conocido como MisterChip por sus cuentas en las redes sociales, es la primera vez que ha enlazado cuatro partidos no amistosos consecutivos sin ganar en este siglo.

Pero además este año es la primera vez en toda su historia que suma seis partidos perdidos.

Dos de esas derrotas, frente a México y Corea del Sur, supusieron su eliminación en la fase de grupos del Mundial.

De hecho, en sus últimos 13 juegos, Alemania solo ha podido ganar tres partidos: Arabia Saudita (2-1), Suecia (2-1) y Perú (2-1).

Low le dijo recientemente a la BBC que tiene la confianza y motivación para guiar al equipo al Mundial de Qatar en 2022, pero la serie de resultados adversos que ha sufrido ponen un gran signo de interrogación a su continuidad en el cargo.

El problema

Aunque el entrenador es el principal señalado, una gran parte de responsabilidad recae sobre los jugadores que no han podido alcanzar el nivel de sus antecesores.

De la selección que estuvo este martes en el Stade de France, solo había cinco futbolistas que fueron campeones del mundo en 2014.

Y solo uno de ellos, Thomas Müller, formó parte del ataque hace cuatro años.

El retiro de Miroslav Klose, máximo goleador en la historia de los mundiales, dejó vacante una posición que Alemania no ha podido llenar.

En los 11 partidos jugados en 2018, Alemania ha anotado solo nueve goles y se ha quedado sin ver puerta en cinco encuentros.

De esos tantos solo tres fueron anotados por delanteros (Müller, Timo Werner y Marcos Reus), pero ninguno de ellos es el clásico número 9 como lo fue en su momento Klose.

A Alemania le quedan dos partidos en noviembre para tratar de comenzar a revertir la situación, pero para ello deberá conseguir un resultado favorable frente a Rusia y sobre todo contra Holanda.

Una victoria contra estos últimos podría evitar el descenso en la Liga de las Naciones, pero es posible que para entonces ya sea tarde.

Es por eso que, pase lo que pase, 2018 ya es un año para el olvido.

Tomado de: https://www.bbc.com

Griezmann hunde Alemania

Que si Löw estaba en la cuerda floja, que si Alemania estaba acabada, que se necesitaba un cambio… la retahíla de dudas que sobrevolaron a la Mannschaft en los últimos días fueron tan feroces, como merecidas. El seleccionador avisó en la previa: “Habrá cambios ante Francia”. Dicho y hecho. A grandes problemas, grandes soluciones. Löw no titubeó y revolucionó de cabo a rabo el once que mostró ante Holanda. Así, con las heridas efectuadas por los tulipanes cicatrizando y con la juventud que pedía a gritos el sorpaso , la selección germana que visitó el feudo de la reciente campeona del Mundo. Pero, ni con esas lograron poner punto y final a una crisis que se agrava a cada partido. Francia remontó con un penalti dudoso, pero fue suficiente para prolongar el infierno de Löw y ‘su’ Alemania

Con un 3-4-3 inusual en Löw dibujando la pizarra germana, fueron les bleus los que dieron el primer susto. Griezmann a los 3′ ya se había plantado en zona de disparo, pero el remate se fue muy desviado. Parecía el preludio de una nueva goleada. Pero, nada más lejos de la realidad. Poco a poco La Mannschaft fue adueñándose del cuero. Con un tridente (GnabryWernerSané) en el que Timo, al fin, tenía como escuderos a dos jugadores que juegan a sus mismas revoluciones -en Ámsterdam tuvo que lidiar con Uth como acompañante- descosieron la segunda estrella bleu a base de punzadas de alfiler por banda.

No tardaron en avisar los tres puntales alemanes. A los 10 minutos Werner arrancó, Gnabry rompió, la puso atrás y a punto estuvo el bueno de Kanté de marcarse en propia. Los minutos corrían en el Stade de France, pero más rápido lo hacían esos tres diablos vestidos de blanco.

Era el minuto 14′ cuando Pogba recibió y se giró -con esa lentitud de quien sabe que es superior físicamente que tan pronto la admiras como la critícas-. Esta vez salió cruz. Gnabry le presionó con la intensidad que le faltó a Paul. Con la cartera en la mano salió escopeteado hacia el área gala. Leroy le adelantó por la derecha tan veloz que bien se podría haber ganado una multa. Pero, el que tuvo condena fue Kimpembe. El zaguero del PSG fue abajo y el pase atrás de Sané le dio en la mano. Era penalti. Así lo vio y lo concedió el colegiado de fondo. Kroos, el motor silencioso de esta nueva Mannschaft 2.0 modelo híbrido (alterna juventud y madurez), no falló. 0-1 y Toni se convertía en el goleador de los dos últimos goles germanos.

Con el termómetro encendido en Saint Dennis, los tres puntales seguían a lo suyo: resquebrajando la defensa gala. Sané pudo poner el 2-0 en el 18′, pero Hugo Lloris salvó los muebles.Poco después, en el 23′, Ginter emergió en el cielo galo y la puso abajo, pero de nuevo Lloris sacó a relucir sus reflejos. La campeona del Mundo sufría en su casa. El rodillo germano enmudecía un estadio que hacía algo más de un mes vibraba con sus chicos de oro, los hombres de la segunda estrella. Solo Mbappé rascaba un hilo de voz en los aficionados franceses. Kylian y sus arrancadas despertaban del letargo a una Francia que acabó la primera parte asediando la meta de Neuer.

El híbrido de La Mannschaft fue quedándose sin batería poco a poco en la segunda parte. Les bleus empezaban a coserse la estrella. Se tendían los hilos y empezaba a tejerse el empate. Mbappé estuvo a punto en el 51′, pero falló el mano a mano ante Neuer -de lo poco que hizo mal Kylian en el choque-. Con Alemania en modo reserva y una Francia a todo gas el empate no tardó en llegar. La puso tensa Lucas Hernández desde la izquierda y en el primer palo Griezmann puso la testa aún más tensa y dibujó una parábola al segundo palo. Derrota descosida y empate como parche. Quedaba más: reconstruir la estrella.

Con las revoluciones a la baja en la máquina de Löw, les bleus tiraron de galones… y de Mbappé. El del PSG arrancó, vio el hueco y filtro un balón perfecto a Matuidi. El francés piso a Hummels y el colegiado señaló un penalti más que dudoso, pero que Grizzi se encargó de transformar. La remontada gala y el hundimiento germano.

Alemania lo intentó en el epílogo del partido, pero la muralla bleu resistió las embestidas. A Giroud se le fue una mano que agarró a un alemán y que bien podría haber supuesto el tercer penalti del duelo. Pero nada, ni la suerte está del lado de la tetracampeona del mundo. El hundimiento germano continúa.

Tomado de: marca.com

Alemania se cansa de Löw: “¡Ya está bien, ‘Jogi’!”

Tras la debable en el Mundial de Rusia, el seleccionador alemán “no ha demostrado que pueda hacerlo mejor” dice el influyente diario Bild.

La prensa alemana se harta de Joachim Löw. El panorama en la Mannschaft es insostenible para un país que presume de lucir cuatro estrellas en su pecho. La derrota en Holanda (3-0) dejó a la tetracampeona del mundo contra las cuerdas y al borde del descenso en la nueva Liga de Naciones. Una crisis que se suma a la prematura eliminación en la fase de grupos del Mundial de Rusia y que ha hecho a estallar al diario Bild. “¡Ya está bien, Jogi!”, repite hoy en tres ocasiones en su columna Matthias Brügelmann, responsable de las publicaciones deportivas del diario más vendido en influyente de Alemania. “Mañana contra Francia, Löw se la juega. Por primera vez en la historia del fútbol una competición que nadie entiende amenaza a un entrenador con su caída“.

Las balas se le han acabado a Löw: “Un entrenador que ha hecho un excelente trabajo durante doce años merece una segunda oportunidad para demostrar que puede hacerlo mejor que en el Mundial de Rusia. Desgraciadamente, Löw no ha demostrado que pueda hacerlo mejor“, dice Brügelmann, responsable de la sección deportiva del diario y de sus publicaciones hermanas Fussball Bild y Sport Bild.

A Löw que no apueste por la generación de jóvenes que hace poco más de un año conquistó la Copa Confederaciones. “¿Cómo puede crecer la siguiente generación si no juega?”, dicen reclamando a futbolistas como Brandt, Sané o Süle. “Es diferente si caes contra Holanda con las caras del mañana que con las del pasado”. Y le critican que, sin embargo, hiciera debutar a Mark Uth, delantero de 27 años que esta temporada aún no ha estrenado su casillero goleador en la Bundesliga con el Schalke.

Tomado de: https://as.com

Kahn y Ballack se enzarzan por Löw: “Criticarlo ahora es fácil”

El exportero internacional germano defendió al actual seleccionador de las feroces críticas, algunas de las cuales han salido de boca de quien fuera su compañero.

Oliver Kahn ha salido al paso de las criticas que está recibiendo Joachim Löw por la mala situación de la selección alemana y contestó incluso a Michael Ballack, quien fuera compañero suyo en el Bayern y en el conjunto germano durante casi una década, una de las voces públicas más ácidas en contra de la gestión del seleccionador.

“Me sorprendió que conservara el puesto tras el Mundial”, dijo el excentrocampista antes del encuentro de la Mannschaft ante Holanda en Amsterdam en una crítica que incluso tuvo que valorar Löw en rueda de prensa. Después de la dura derrota ante los holandeses, esas palabras de Ballack retumbaron aún más y encontraron respuesta en otro de los pesos pesados de Alemania en los últimos años: Oliver Kahn.

Quien fuera portero titular de la selección germana, ahora comentarista en ZDF, defendió al técnico y apuntó directamente a Ballack. “No creo que sus palabras ayuden. Ahora es muy fácil salir y criticar. Después de un fracaso se habla demasiado. Para mí es importante cómo se debe desarrollar el camino ahora y cómo se presenta la perspectiva del equipo para el futuro. Pero los jugadores, especialmente los campeones del mundo, deben cumplir”.

Tomado de: https://as.com/