Previa Wolfsburgo – Schalke 04: duelo de Champions en la zona baja

Wolfsburgo – Schalke 04 | Sábado 19 de noviembre de 2016 | Estadio: Volkswagen Arena| Jornada 11 de la Bundesliga | Árbitro: Felix Zwayer | Wolfsburgo y Schalke se enfrentan atravesando una de las peores situaciones ligueras de los últimos años con el objetivo de sumar para alcanzar la zona de la clasificación en la que deben estar.

Lo que hace solo algún tiempo bien podría ser un duelo por las posiciones de acceso a la Champions League en la Bundesliga se ha convertido, por la situación actual de ambos conjuntos, en una batalla de la zona media-baja de la tabla entre dos equipos plagados de estrellas que no han sabido arrancar la temporada de la forma que todos esperaban.

El Volkswagen Arena será testigo de uno de los mejores enfrentamientos, al menos en cuanto a nombres propios, que se pueden vivir en Europa en competiciones domésticas. Schalke y Wolfsburgo acumulan en sus plantillas a un gran número de futbolistas capaces de amortizar con creces el precio de cualquier entrada pero ni unos ni otros han dado con la tecla que les haga demostrarlo. Con nueve puntos los locales y once los visitantes de 30 posibles se encuentran más cerca del puesto de relegation (lo ocupa el Werder Bremen con siete) que de Europa (Colonia es sexto con 18 puntos) si bien es cierto que ambos conjuntos vienen con la moral alta tras granar su último enfrentamiento liguero, lo que les dará moral para continuar con la dura escalada hasta la zona noble de la clasificación.

Sin Draxler

Obviando la importancia que supone para el Wolfsburgo el no poder contar con una de sus mayores estrellas como es Julian Draxler, cabe mencionar la notable pérdida que sufrirá el encuentro en cuanto a morbo y atractivo con dicha baja al no poder enfrentarse el joven extremo alemán a su exequipo, el que le dio la oportunidad de hacerse un nombre entre las grandes figuras del panorama europeo y uno de los futbolistas más diferenciales de Europa.

Sin Draxler, el técnico Valerien Ismael, recientemente nombrado entrenador oficial del equipo tras sus partidos como interino, tendrá que ideárselas para formar un once de garantías. Las opciones y variantes con las que contará serán múltiples e irán creciendo en las próximas semanas con las recuperaciones de futbolistas importantes como Knoche, Vieirinha y Guilavogui, que ya se entrenan con el grupo.

Tras un buen encuentro en Friburgo en el que los lobos lograron su primera victoria de la temporada desde la jornada uno, y en la que quebraron su mala racha de ocho partidos sin anotar un gol, el equipo tratará de prolongar su buen momento y de vencer por fin como locales en la presente edición de la Bundesliga.

La duda del ‘9’

Las cosas empiezan a tomar forma para Markus Weinzierl. Tras el pésimo inicio del equipo en liga (cinco derrotas en las cinco primeras jornadas) el conjunto minero suma ya nueve partidos sin conocer la derrota y es que el técnico parece haber dado con la tecla exacta para ello con un 3-5-2 que comienza a carburar.

El mayor de los problemas para el míster en su enfrentamiento al Wolfsburgo será encontrar al delantero que acompañará al joven Max Meyer en la punta de ataque puesto que ninguno de sus arietes llega al 100%. A las ya conocidas lesiones de Embolo (tobillo roto) y Huntelaar (con el ligamento lateral interno de su rodilla desgarrado) se suma la duda de Franco Di Santo con unos problemas de estómago. Con tal situación el que se perfila como punta titular es el camerunés Choupo-Moting, que pese a no jugar con su selección por unas molestias en su rodilla se ha entrenado con el grupo.

Con la anteriormente mencionada ausencia de Julian Draxler en el Wolfsburgo el encargado de poner el toque morboso al encuentro será el central visitante Naldo que se medirá a su anterior club por primera vez en su carrera.

Dos conjuntos que tienen acostumbrada a su afición a una miras mucho más altas que las que se atisban desde su posición actual. Pero si algo tiene el fútbol es su imprevisibilidad y su capacidad para que todo de un vuelco de un momento a otro. El Wolfsburgo con la moral alta tras su último partido y el Schalke en una racha que le permite soñar con todo nos sirven en bandeja de oro uno de los grandes clásicos del fútbol moderno. ¿Qué importa la clasificación?

Tomado de: https://www.vavel.com/es

 

NEUER: “YO NO HABRÍA PITADO EL PENALTI”

Manuel Neuer ha sido, probablemente, la base de los éxitos que Alemania ha cosechado en los últimos años tras la inestabilidad provocada por la marcha de Oliver Kahn, al término del Mundial de Alemania 2006. Probablemente pocos, o casi ninguno, habría augurado que, diez años después, Alemania volvería a toparse con un portero de primerísimo nivel en su selección. Y no es porque escaseen los porteros en el país. Durante la etapa de Oliver Kahn eran varios los competidores, pero siempre existía la certeza de que el meta del Bayern poseía una confianza ilimitada en la selección. Con Neuer ocurre igual.

Y en Francia no ha sido menos. El portero de Gelsenkirchen se mostró soberbio desde el primer hasta el último partido. De salvar a Alemania de un posible ridículo en su debut ante Ucrania, a mantener la calma en los momentos más tensos del reciente choque de semifinales ante Francia. Su papel, siempre imprescindible, lo ha dejado como el sucesor a la capitanía de la selección en caso de una posible retirada como internacional de Bastian Schweinsteiger. De esto, y mucho más ha hablado el meta del Bayern Múnich este viernes para el diario Kicker.

Ante Francia, el adiós fue amargo. El pase a la final de la Eurocopa se escapó por un error del más veterano, del propio Schweinsteiger, al que, sin embargo, Neuer ha querido exculpar. “El penalti fue muy duro porque nos íbamos al descanso con un 0-1 en contra en el último minuto de la primera mitad. Fue amargo. Está claro que el balón toca en la mano de Basti, eso legitima la decisión del colegiado; pero desde mi punto de vista como portero, habría sido un balón muy fácil para mi. Lo habría atrapado sin problemas. Yo no lo habría pitado, pero él -el árbitro- no lo vio así.”

Tras el descanso, las previsiones se cumplieron. El gol encajado había invadido la moral de los jugadores alemanes, que venían de deslumbrar con una media hora de fútbol en la primera mitad pocas veces antes vista en este equipo. Löw había dado con la tecla y su equipo puso a Francia contra las cuerdas. Pero Lloris, impecable en cada acción, se convirtió a la postre en el salvador del conjunto galo. “En la segunda mitad tuvimos muchísimas opciones. Llegábamos a portería pero siempre faltaba algo. Esa fue la sensación.”

“Hemos evolucionado como selección. Si miramos atrás a la semifinal ante Italia en la Eurocopa de 2012, perdimos (1-2) sabiéndonos inferiores. Esta vez, ante Francia, hemos estado siempre parejos. Hemos estado mucho mejores que aquel día ante Italia. Muchos amigos futbolistas, no sólo alemanes, nos veían prácticamente en la final de París.”

Pero una genialidad de Pogba en la banda izquierda, un regate eléctrico y un centro, acabaron con Alemania. La salida de Neuer, que no supo si despejar o quedarse con el balón, terminó por ahogar las opciones de una selección alemana que se encontraba con un 0-2 en contra, tras ver como Griezmann recogía el rechace del portero, prácticamente a puerta vacía. “Giroud venía con todo a por el balón. Estaba Höwedes, pero en mi posición no se puede considerar.” Neuer falló, y Alemania tuvo que hacer las maletas. “Pero incluso tras el tanto nos topamos con el larguero. Y tuvimos más opciones”.

Terminada la Eurocopa, es tiempo de pensar en el futuro. Y no son pocos los nombres que suenan para reforzar la selección. Algunos de ellos incluso ya lo han hecho en esta última lista de Joachim Löw. “Ha habido jugadores que no han jugado, pero que han estado entrenando muy bien. Los que han jugado lo han hecho genial. Podemos estar contentos con este futuro. Los jóvenes deben empezar a tomar responsabilidades, aunque en una selección nacional nunca se sabe qué puede ocurrir. Tenemos muy buena mezcla en el equipo y es muy positivo para los jóvenes estar ahí.

EL FUTURO DE SCHWEINSTEIGER Y PODOLSKI, A DEBATE

Una vez finalizada la trayectoria en la Eurocopa de Francia, tras la derrota en semifinales ante la escuadra local, llega el momento de debatir el futuro de una selección alemana que por segunda Eurocopa consecutiva, sucumbe en las semifinales de la cita continental. Las nuevas generaciones, que vienen empujando cada vez más fuerte por hacerse con un sitio en el primer equipo, serán la clave del elenco que se verá en la Copa del Mundo de Rusia 2018. Pero antes Joachim Löw y algunos de los miembros más veteranos de la plantilla deberán decidir qué camino seguir en los tiempos que están por venir.

Precisamente, la continuidad del propio técnico germano es una de las cuestiones que podrían suscitar un debate, aunque todo parece indicar que no existen motivos para dudar de la figura de Löw. Así lo ha querido recalcar en el día de hoy Oliver Bierhoff, manager de la selección germana, quien afirmó confiar en la presencia de Löw al frente de Alemania, al menos hasta el término del Mundial 2018, tal y como estipula su actual contrato: “después de estos torneos el entrenador siempre necesita paz y distanciamiento, pero creo firmemente que seguirá al frente del equipo.”

Por otro lado, son dos los principales nombres cuya continuidad está aún indefinida en la selección nacional: Bastian Schweinsteiger y Lukas Podolski. Ambos jugadores, los más veteranos de esta selección -ambos con 31 años- parecen contar con pocas posibilidades de llegar a la magna cita de Rusia. A dos años del torneo, y ante el empuje de los jugadores más jóvenes, parece difícil valorar una continuidad plena para ambos, dados los problemas de lesiones del primero, y el pobre papel que ha desempeñado el segundo en los últimos años.

Ambos jugadores han participado en todas las competiciones disputadas por Alemania desde 2004. Tanto Schweinsteiger como Podolski debutaron un 6 de junio de 2004 ante Hungría, en un amistoso preparatorio para la Eurocopa de Portugal. Desde entonces, ni el mediocentro del Manchester United, ni el atacante del Galatasaray se han perdido ninguna de las citas en las que la selección alemana ha participado. Sin embargo, los caminos seguidos en los últimos años han sido diferentes.

Schweinsteiger siempre ha sido de la confianza de Löw. No en vano el técnico alemán lo ha llamado para esta Eurocopa, tras un año en el que las lesiones habían castigado a un ‘Schweini‘, que en su primera temporada en la Premier League sólo consiguió disputar 1.801 minutos, de un total de 3.420 minutos en juego. En Francia, Schweinsteiger ejerció el papel que le tocaba. El de dirigir a una joven selección, y por qué no, aprovechar su madurez para desatascar situaciones incómodas de partido, como en la victoria inaugural ante Ucrania, en la que el ex del Bayern Múnich ejerció de líder marcando en el minuto 92, sólo dos minutos después de saltar al campo.

Por su parte, el futuro de Lukas Podolski despierta aún más dudas, dada principalmente su falta de oportunidades en la selección en los últimos años. Ya en el Mundial de Brasil, el actual atacante del Galatasaray turco sólo consiguió disputar 52 minutos: los 4 finales de la goleada inaugural ante Portugal, y la primera mitad del último encuentro de fase de grupos ante Estados Unidos. A pesar de las escasas oportunidades, Löw siguió contando con ‘Poldi‘. Esta vez para la fase clasificatoria de esta Eurocopa. Un total de diez jornadas, de las que el veterano delantero intervino en siete, sumando sólo a sus registros dos asistencias, en la goleada por 4-0 ante Gibraltar.

El pobre casillero de uno de los históricos referentes ofensivos de la Alemania de los últimos tiempos, ha podido ser el principal factor que hayan llevado a Löw a darle apenas 18 minutos de juego en la presente Eurocopa a Podolski. Los 18 minutos finales del ya sentenciado choque de octavos de final ante Eslovaquia, con Alemania por encima en el marcador por 3-0. Sin embargo, la decisión del seleccionador podría justificarse atendiendo a los números del artillero en los últimos años. Y es que Podolski no marca con la selección en partido de torneo oficial (no amistoso internacional), desde la victoria por 1-2 ante Dinamarca en fase de grupos de la Eurocopa de 2012. Desde entonces, el jugador de 31 años ha disputado 15 encuentros oficiales con la selección en seis años (sólo dos de ellos como titular y apenas uno completo) -entre Copa del Mundo, fase de clasificación para Eurocopa, y la propia última Eurocopa- sin haber conseguido marcar ningún tanto.

Pero los problemas para Löw no culminan ahí. El problema de fondo se encuentra en la ausencia de un referente ofensivo en Alemania, toda vez presenciada la desafortunada ausencia de Thomas Müller en la última Eurocopa, tras una temporada en la que el jugador del Bayern Múnich venía de marcar la friolera de 32 goles. Sin embargo, en la última Bundesliga sólo cinco fueron los jugadores -además de Müller- capaces de superar la cifra de los 10 goles. Marco Reus, baja por lesión en la cita continental, alcanzó las doce dianas, cifra que compartió con Moritz Hartmann (Ingolstadt – 30 años) y Alexander Meier (Eintracht Frankfurt – 33 años), todos ellos por detrás de Daniel Didavi (Stuttgart – 26 años) con 13 goles, y de Sandro Wagner (Darmstadt – 28 años) quien con 14 goles fue el delantero alemán más goleador de la última Bundesliga, aunque lejano de los 20 tantos de Müller. En total, un extremo lesionado, una estrella que no brilló, tres delanteros que nunca habían alcanzado tal cifra de goles en una máxima categoría y uno al que los goles le han llegado algo tarde –podría decirse que Alexander Meier es el Aduriz alemán– han sido los máximos productores de goles alemanes de la pasada Bundesliga.

Y si cabe añadir algún problema más, además de la desafortunada lesión de Mario Gómez que le impidió jugar el choque decisivo ante Francia, se podría destacar la ausencia de Max Kruse. En apenas un par de meses el ariete del Wolfsburgo ha acabado con la paciencia del seleccionador. Un Joachim Löw que, cansado por los continuos problemas extradeportivos del jugador, optó el pasado mes de marzo por apartarlo de la selección, tras la agresión del jugador a una periodista durante la celebración de su vigésimo octavo cumpleaños, en una discoteca en Berlín. Kruse, más famoso por dejarse 75.000 euros en un taxi que por sus goles con la selección, venía siendo un fijo para Löw en la Mannschaft, con tres goles y tres asistencias en su haber durante la fase clasificatoria para la Eurocopa.

El 31 de agosto, la selección volverá a la luz pública en Mönchengladbach, donde recibirá en un amistoso a Finlandia, en su reencuentro con una afición germana que daba prácticamente por hecho que Alemania disputaría al menos la final de la Eurocopa. Tras el choque ante el conjunto finés, Alemania iniciará su camino a Rusia. Lo hará el 4 de septiembre, en Oslo, en el inicio de la fase de clasificación. Hasta entonces, Joachim Löw podrá reflexionar sobre el futuro de algunas piezas de la selección, y la posible presencia de otras que aún no han recibido apenas atención.

JUEGA ALEMANIA, GANA FRANCIA

Evidentemente era la final anticipada. Sólo había que mirar a los ojos y a las piernas de unos y a otros. A los alemanes que jugaban de locales siendo forasteros y a los franceses que jugaban de visitantes siendo los anfitriones. Cuestiones de la historia y de la UEFA.

Bastante más que un buen partido de fútbol. A la altura de los protagonistas y de lo que estaba en juego, la final de la Eurocopa más amplia, global y abierta de la historia. Nada que ver con la semifinal ‘chica’ del día anterior. Alemania y Francia son dos señores equipos. Cada uno en su estilo. Tanto, que a la hora de la verdad, uno y otro tienen cualidades que intercambiarse.

Francia, evidente, es más músculo que juego. Más físico que técnica. Pero resulta que tiene un jugador como Antoine Griezmann, que se ha forjado candidato al Balón de Oro en el Atlético de Madrid de Simeone, que con sus condiciones naturales, su uno contra uno, su velocidad, su precisión al golpear el balón, su calidad individual es capaz de compensar todas las virtudes técnicas del enemigo.

Alemania es La Roja de blanco. Las bajas de Khedira y de Gómez acercaron aún más a Alemania a su espejo reconocido, España. Hasta el dibujo era el mismo 1-4-3-3. Ahí estaban los centrales, Boateng y Howedes, que se abrían como Pique y Ramos; los laterales Kimich y Hector que exageraban incluso la propuesta ofensiva de Juanfran y Jordi Alba.Schweinsteiger quería ser Busquets aunque su físico ya no está para esos trotes. Un paso más adelante, Can y Kroos trataban de parecerse lo que fueron Xavi y Xabi, lo que ahora son, o eran, Cesc e Iniesta. Y arriba, Muller era un delantero centro falso, Özil, zurdo en la derecha, venía a ser Silva y Draxler, el añorado Villa, ahora Nolito.

Todos juntos superaron el buen arranque francés y dominaron la primera parte con soltura y autoridad. Balón al pie. Combinaciones. Buen juego sin gol. Les faltó un mucho de perpendicularidad y les sobró la mano de Schweisteinger, tan tonta como la de Boateng en el partido contra Italia. Eso se llama manos largas. Algo impropio de una selección campeona del mundo y de tanta experiencia.

No se recuperaron del todo los de Low del mazazo de ese gol en la prolongación del primer tiempo. O al menos les costó reaccionar en la segunda parte. Cuando lo hicieron, que lo hicieron, fue más por arrojo que por juego. Acabó Alemania con los laterales de extremos, dos interiores y tres delanteros centros falsos. Por ocasiones verídicas hasta pudieron empatar.

Francia no entiende de romanticismo.Deschamps vive a la última. Le salió bien contra Islandia el elástico 1-4-2-3-1 y así jugó contra Alemania. Sin cambios tampoco en cuanto a los hombres se refiere. No fueron titulares ni Rami ni Kanté. La batalla por ganar el centro del campo era su prioridad. Sissoko y Payet trabajaron tanto o más que Pogba y Matuidi. Ganar a esos cuatro hombres en el aspecto físico es imposible.

Y a ellos se suman un Sagna que parece Thuram y un Evrá que no es Lizarazu, pero tiene oficio como para no desentonar. Y cuando hizo falta, salió Kanté. Aquello ya era terreno inabordable.Todo ese físico se pone a la disposición de un jugador que de ganar esta Eurocopa y ser máximo goleador, lleva tres goles más que Cristiano, se encumbrará definitivamente. Es un equipo al servicio y a sus órdenes. Griezmann-dependencia se llama la figura.¡Oh, là là, Antonio!

Löw: “Hemos sido mejores que Francia en todo menos en el resultado”

El seleccionador de Alemania, Joachim Löw, lamentó la eliminación en semifinales de la Eurocopa ante el anfitrión (0-2), pero se marchó del torneo asegurando que fueron el “mejor equipo”, un consuelo que no sirve a la todavía campeona del mundo.

“Hemos sido el mejor equipo. Hemos peleado mucho, hemos mostrado un buen físico, y hemos estado bien en todas las líneas. La pena es que hemos concedido un gol de penalti muy poco afortunado. Hoy no hemos tenido la suerte que necesitábamos”, repasó el técnico germano.

“Hemos tenido nuestras opciones, pero no hemos conseguido marcar”, especificó. “En 2010 y 2012 cuando fuimos eliminados, los equipos fueron mejores que nosotros. Hoy hemos sido mejor que Francia en todo menos en el resultado”, espetó.

Es por ello que cree que Francia “merece el pase” por haber ganado 0-2, pero no por su juego. “Creo que Francia vencerá a Portugal. Los portugueses no han convencido demasiado. Francia tiene un gran equipo pero hoy hemos estado mejores que ellos”, aseveró.

“Teníamos jugadores lesionados, Khedira y Gomez, Hummels sancionado y Boateng ha tenido que marcharse antes. Son jugadores que cuesta reemplazar. El equipo ha estado bien y ha hecho lo que dije. Han mostrado un gran coraje así que no se les puede reprochar nada”, finalizó Löw.

GRIEZMANN NOS QUITA EL SUEÑO

  • Griezmann se echó el equipo a las espaldas en los momentos más delicados de Francia · Alemania acumuló ocasiones pero lamentó la sequía de Müller y la ausencia de Mario Gomez

Jaime Rincón 07/07/2016 – 22:54.

Francia ya tiene a quien ofrecer el trono del fútbol. Antoine Griezmann, un tipo algo menudo de cabellera rubia se hizo mayor en el Velodrome de Marsella. Se echó el equipo a las espaldas ante una Alemania superior y presentó su aspiración al reino francés con una ofrenda irrechazable: la gran final de la Eurocopa, de su Eurocopa.

De poco sirvió que Alemania pusiese el fútbol, el control y hasta las ocasiones. Poco se le podrá reprochar a los de Joachim Löw, a los que todo un veterano como Bastian Schweinsteiger terminó por echarles una mano al cuello. Iba el partido camino de un recital de la ‘Mannschaft’ hasta que al capitán le dio por sacar el brazo. El de Boateng días antes pudieron esquivarlo. En esta ocasión, el de Bastian fue un bofetón que tumbó a lo campeones del mundo.

Griezmann se hizo grande desde muy pronto. A los pocos minutos fue superando líneas utilizando compañeros como simples apoyos para plantarse ante Neuer. Erró su definición ante una buena estirada de Neuer pero lanzó su primer aviso. Este iba a ser su partido. Y parecía que también el de Francia, que superó en cada acción a Alemania en un inicio con carácter.

Nada que desestabilizara a Alemania. Por algo están siempre en estos partidos. Kroos y Özil anestesiaron el empuje ‘bleu’ con un buen atracón de balón. Se empacharon de posesión hasta que no pudieron más. Mientras, Alemania acumulaba ocasiones y Francia ofrecía preocupantes síntomas de debilidad en defensa. Emre Can encontró una mano prodigiosa de Lloris para templar los nervios del Velodrome.

El monólogo era ocurrente y divertido. Alemania entraba por todos los sitios y de todas las maneras. Sin Mario Gomez y con Müller dejándose el cargador en territorio patrio, Alemania lamentó profundamente la falta de un goleador. Tanto que acabó sufriendo un golpe duro e inesperado. Un cabezazo de Evra lo taponó Schweinsteiger con la mano. Como en casi todas sus acciones, el capitán alemán arrastró los problemas de llegar siempre un segundo tarde. Griezmann se puso la corona y fusiló a Neuer desde los once metros.

Alemania se deja la pólvora en casa

Avanzó el partido y el físico de Francia fue aclarando el camino hacia París. El asedio alemán continuó pero con dos marchas menos. Con la disciplina clásica de la ‘Mannschaft’ pero con una fe que terminó fulminada por otro latigazo del rey. Kimmich regaló un balón a Pogba, que bailó y bailó en la banda hasta que hipnotizó a Mustafi. El centro del francés lo dejó muerto Neuer y allí apareció la puntera del ‘7’. El ‘7’ de Francia, el ‘7’ de esta Eurocopa. El único capaz de acabar con la poderosa Alemania.

Los de Löw podían haber estado jugando dos horas más que su marcador no se hubiera movido igualmente. Lloris devolvía todo lo que le llegaba con una suficiencia insultante. El remate al palo de Kimmich, los cabezazos de Mustafi o Höwedes… a los alemanes le había colado balas de fogueo. Las de verdad, las que hacen daño, las tenía todas el rubito. La falta de un ‘9’ castigó a Alemania con un billete de vuelta a casa. Allí verán una final en la que sí estará Francia. La que, a partir de ahora, se conocerá como la Francia de Antoine Griezmann.

La mejor previa del Alemania – Francia

La campeona del mundo contra la anfitriona y gran aspirante al título. Máxima igualdad en una tremenda y preciosa semifinal de la UEFA EURO 2016.


Alemania
: Neuer; Kimmich, Boateng, Höwedes, Hector; Kroos, Schweinsteiger; Draxler, Özil, Götze; Müller.
Bajas
: Hummels (sancionado), Gomez (muscular), Khedira (abductor)
Dudas:
Schweinsteiger (rodilla)

  • Benedikt Höwedes apunta al centro de la defensa por Mats Hummels, con Joshua Kimmich jugando en el lateral derecho. Si Bastian Schweinsteiger no puede estar disponible, Emre Can o Julian Weigl serán sus sustituto. Thomas Müller debería jugar en ataque.

Francia: Lloris; Sagna, Umiti, Koscielny, Evra; Pogba, Matuidi; Sissoko, Griezmann, Payet; Giroud.
Bajas: ninguna
Dudas: ninguna

  • Didier Deschamps podría volver a contar con Adil Rami en el centro de la defensa tras cumplir su partido de sanción. En un principio Deschamps apostará por el 4-3-3, pero con N’Golo Kanyé disponible, el técnico galo podría optar por un 4-2-3-1.

Declaraciones de los seleccionadores
Joachim Löw, Alemania

Francia está a un nivel muy alto. Habrá más ocasiones en este partido que en el Alemania – Italia. Las dos selecciones tenemos defectos, ninguna es perfecta. El último partido ante Islandia fue impresionante, pero vimos un par de puntos débiles. Y será importante que los aprovechemos.

En ataque Francia es muy flexible y genera mucha presión, no sólo dentro del área, sino también en el centro del campo con Pogba y Matuidi. Tiene tres delanteros de los mejores del mundo, ataca con agresividad, es la anfitriona y ha estado muy fuerte hasta ahora.

Tenemos que jugar como un bloque y ayudarnos entre nosotros. Debemos ser compactos en defensa. Si les damos espacios ellos podrán demostrar lo rápidos y dinámicos que son, lo que nos traerá problemas.

Schweinsteiger entrenó esta mañana al 100%. Él es muy importante para nosotros en un partido como éste, fundamentalmente por su experiencia. Estará en el once. Comenté desde el principio que si participaba en el entrenamiento, jugaría. Tenemos que sustituir a Hummels, Khedira y Gomez. Y no es fácil. Por eso la experiencia de Schweinsteiger es incluso más importante.

Didier Deschamps, Francia
Alemania siempre ha jugado llevando la posesión, manteniendo la pelota. Como es tradición tiene más posesión que el rival, pero no podemos pensar únicamente en defender e intentar cazarles. Simplemente tenemos que jugar de la mejor manera. Alemania es la campeona del mundo y ha dado una buena impresión durante los primeros cinco partidos.

No podemos competir con Alemania en internacionalidades o trofeos, pero estamos aquí porque tenemos calidad. Tenemos la habilidad para crear oportunidades y marcar goles. Podemos crear problemas al rival y eso es muy emocionante para mí.

Nadie puede cambiar la historia, pero hay muchos capítulos por escribir. Esta página está en blanco y son los jugadores los que la tienen que rellenar. Lo importante es lo que pase el jueves. Los jugadores deben tener confianza en sí mismos y necesitamos que la grada también esté detrás.

Corresponsales de UEFA.com con las selecciones
Steffen Potter, Alemania (@UEFAcomSteffenP)
Por primera vez en el torneo, Alemania no es favorita para mí. Y sí, era favorita contra Italia porque tenía mejores jugadores, pero no aquí. Estoy impresionado por Francia y así he estado en los dos o tres últimos años. El rompecabezas de Löw será un poco más sencillo con Bastian Schweinsteiger en el once, pero sustituir a Mats Hummels no será tan sencillo. Estoy emocionado de ver a un equipo que compita la posesión con Alemania, así que espero un partido abierto con muchas ocasiones por parte de ambos equipos. Podría ser el mejor partido de la UEFA EURO 2016.

David Crossan, Francia (@UEFAcomDavidC)
Francia definitivamente ha progresado desde que fue eliminado por Alemania en los cuartos de final del pasado Mundial, y ahora tiene posibilidades de hacer goles ante Manuel Neuer, aunque el portero alemán esté en forma. Quedarse con el sistema 4-2-3-1 sería muy positivo para el equipo de Deschamps, ya que beneficiaría al máximo goleador del torneo Antoine Griezmann para que jugara en su mejor posición y que el equipo no pierda un centrocampista defensivo. Será todo muy igualado, pero el apoyo en el Stade Vélodrome será importante para desequilibrar la balanza.

Estado de forma (en todas las competiciones, el primero el más reciente)
Alemania
: EVVEVVDVDD
Francia
: VVEVVVVVVD

¿Sabía qué?
Ambas selecciones se han visto las caras en 27 ocasiones, con nueve victorias de Alemania y doce de Francia. Sus cuatro partidos en fases finales han terminado con una victoria gala, un empate y dos triunfos germanos, el más reciente el 1-0 en cuartos de final del pasado Mundial. Vea más en nuestra amplia retrospectiva del partido.

UN POCO DE HISTORIA: ALEMANIA EN SEMIS DE EURO COPAS

La selección germana ha logrado seis victorias en ocho semifinales de la EURO, y ahora intentará superar en dicha ronda a Francia, a la cual ha derrotado en cuatro ocasiones en esta fase.1972: Bélgica – República Federal de Alemania 1-2 (Polleunis 83′; G Müller 24′, 71′)
Después de no clasificarse en su primer intento en 1968, la República Federal de Alemania lograría su primer título como debutante cuatro años después gracias al depredador Gerd Müller. Bélgica estaba tratando de emular a Italia y España en el hecho de ganar el título en casa, pero se vieron sorprendidos por ‘Der Bomber’ en Deurne. Günter Netzer fue el hombre que se encargó de asistir al goleador alemán en cada parte del partido. Aunque Odilon Polleunis adelantó a los belgas, los hombres de Helmut Schön alcanzaron la final, donde Müller volvió a hacer dos goles en el triunfo por 3-0 ante la Unión Soviética.

1976: Yugoslavia – República Federal de Alemania 2-4 (Popivoda 19′, Džajić 30′; Flohe 64′, D Müller 82′ 115′ 119′)
Los actuales campeones parecían destinados a hacer las maletas en Belgrado hasta que Schön hizo varios cambios que resultaron clave. Danilo Popivoda y Dragan Džajić pusieron por delante a los anfitriones con un 2-0 en el marcador, pero todo cambió cuando Heinz Flohe acortó distancias ya en la segunda parte. El empate llegó por medio de un cambio de Schön, y es que en su partido como debutante, Diete Müller empató a 11 minutos del final. Dicho jugador volvió a marcar en la prórroga y cuando ésta estaba llegando a su final, completó su hat-trick.

1988: República Federal de Alemania – Holanda 1-2 (Matthäus 55’pti; R Koeman 74’pti, Van Basten 88′)
Campeón en 1980, cuando el ganador de grupo accedía directamente a la final, la República Federal de Alemania tuvo que esperar 12 años para volver a unas semifinales, pero cayó frente a otra selección clásica. Jugando en Hamburgo como local, el combinado teutón se puso por delante gracias a un penalti anotado por Lothar Matthäus en la segunda mitad. Sin embargo, sus vecinos dieron la vuelta al marcador gracias a un libre directo de Ronald Koeman y el tanto de la victoria fue obra de Marco van Basten a dos minutos del final.

1992: Suecia – Alemania 2-3 (Brolin 64’pti, Andersson 89′; Hässler 11′, Riedle 59′ 88′)
Tras perder como local en las semifinales de 1988, Alemania volvió a su hábito de superar a la selección anfitriona cuando rompió el sueño de Suecia en Solna cuatro años después. Un perfecto libre directo tempranero de Thomas Hässler precedió al doblete de Karl-Heinz Riedle, aunque las dianas de Thomas Brolin de penalti y Kenneth Andersson pusieron a los escandinavos a un gol del empate, pero los de Berti Vogts lograron el billete a la final ante una posible final nórdica ya que Dinamarca esperaba para disputar el título.

1996: Alemania – Inglaterra 1-1 (tras prórroga; Alemania ganó 6-5 en los penaltis) (Kuntz 16′; Shearer 3′)
Inglaterra fue la siguiente selección anfitriona en caer ante Alemania, pese a que el máximo goleador del torneo Alan Shearer adelantó a Inglaterra a la salida de un córner. Stefan Kuntz no falló tras un centro de Thomas Helmer y el disputado encuentro en Wembley se fue a la prórroga. Ahí los Three Lions estuvieron muy cerca de lograr el gol de oro por mediación de Darren Anderton y Paul Gascoigne, pero fue Andreas Möller dio el golpe decisivo.

2008: Alemania – Turquía 3-2 (Schweinsteiger 26′, Klose 79′, Lahm 90′; Uğur Boral 22′ Semih Şentürk 86′)
Tras convertirse en una experta en macar goles en el tramo final del torneo de Austria y Suiza, Turquía finalmente probó de su propia medicina tras un apasionante partido en Basilea. Sin algunos de sus jugadores clave, el combinado otomano se puso por delante por mediación de Uğur Boral, aunque Bastian Schweinsteiger no tardó en empatar y a falta de once minutos para el final Miroslav Klose colocó a Alemania por delante. Turquía, por supuesto, respondió y marcó el 2-2 pero la última palabra la tuvo Philipp Lahm, logrando el 3-2 que sería definitivo en el minuto 90.

2012: Alemania – Italia 1-2 (Özil 90’+2 pti.; Balotelli 20′ 36′)
Italia demostró ser una vez la bestia negra de Alemania, evitando así que se repitiera la final de 2008. El combinado azurro neutralizó el enfoque dinámico de su rival mientras que Mario Balotelli fue clave en el otro extremo del campo, superando en dos ocasiones a Manuel Neuer en el partido disputado en Varsovia. Mesut Özil marcó desde el punto de penalti pero Alemania perdió por octava ocasión en partido oficial ante Italia, una racha que llegó a su fin tras el triunfo de Alemania en los cuartos de final de la UEFA EURO 2016.

Löw confirma que Schweinsteiger será titular

Joachim Löw, técnico de la selección alemana, confirmó este miércoles que el centrocampista Bastian Schweinsteiger será titular mañana, en el partido de la semifinal de la Eurocopa que disputara contra Francia, en el estadio Velodrome de Marsella.
“(Schweinsteiger) hizo todo el entrenamiento. Él estará en el once. Es un jugador importante, porque aporta mucha experiencia. No tengo dudas con él, el problema es que hay que sustituir a tres jugadores (Matts Hummels por sanción y Shami Khedira y Mario Gómez por lesión), afirmó en la rueda de prensa celebrada en el estadio Velodrome

Müller: ‘Un gol me daría paz, al menos ya no tendría que responder a vuestras preguntas’

El atacante alemán Thomas Müller, que no ha marcado en lo que va de Eurocopa, quitó importancia a esa circunstancia y dijo que su combustible es “la sed de victorias” más que los tantos, este martes a dos días de las semifinales ante Francia.

“No es mi combustible, sino más bien la pintura especial del coche que hace que parezca bonito desde fuera. Mi combustible es la sed de victorias, mi sed de lograr grandes cosas con el equipo”, afirmó Müller en una conferencia de prensa.

“Llegamos a la competición como campeones del mundo y encadenar dos títulos internacionales es algo que otros equipos han hecho, pero no es fácil”, apuntó.

Müller logró cinco goles en el Mundial 2010 y otros cinco en el Mundial 2014, pero no ha logrado marcar ni en la Eurocopa de 2012 ni en esta de 2016.

“En lo que se refiere a mí, no he marcado, pero no me enfado por ello. Quizá lo hago si pienso en la primera ocasión contra los norirlandeses, en la que podría haberlo hecho mejor”, señaló.

“En el Mundial 2010 en Sudáfrica fue máximo goleador pero perdimos la semifinal y volví a casa (sin trofeo). En Brasil fue mucho mejor para el equipo, para la Federación y para el país. Un gol me daría paz, al menos ya no tendría que responder a vuestras preguntas (sobre la sequía anotadora)”, explicó.

Müller, titular con la Mannschaft, ha jugado todos los minutos de Alemania en esta Eurocopa y ya está pensando en el desafío de la semifinal contra Francia.

“Francia, como organizadora, tendrá un poco de presión. Saben que juegan contra un equipo excelente de Alemania. Francia y Alemania eran dos de los favoritos en el inicio de la competición y ahora se enfrentan en las semifinales. No hay muchos duelos mejores en el fútbol. Es por ese tipo de partidos que uno se interesa por el fútbol y que sigue una Eurocopa”, apuntó.

No habrá un 7-1

En 2014, Alemania también tuvo que jugar en semifinales con el equipo anfitrión, Brasil, aunque Müller no ve probable repetir una hazaña así.

“Vamos a intentar hacerlo bien, pero no vamos a partir del principio de que vamos a ganar por 7 a 1”, admitió.

Müller explicó también que en la concentración alemana hay confianza y no temor por el duelo ante Francia.

“El miedo no es un sentimiento que sintamos en este equipo. Hemos visto las imágenes, hemos visto que han tenido muchas buenas individualidades. Han jugado muy bien para marcar goles, pero el equipo islandés (5-2 para Francia en cuartos) no lo hizo muy bien defensivamente”, analizó.

“Lo que será importante para nosotros es que podamos defender colectivamente para no dejar que tengan oportunidades donde puedan mostrar su clase individual. Pero es evidente que Francia no ha llegado a semifinales por simple suerte”, añadió.