Opinión: ¡Alemania, despierta!

Marco Reus logró que la selección alemana despertara de su letargia en el partido contra Suecia. Todavía no es demasiado tarde para una estrategia ganadora, opina Thomas Klein.

Al final, hubo celebración. Toni Kroos encajó el balón en la portería sueca literalmente en el último segundo. Una victoria perfecta en esta ronda del Mundial de Rusia. Los jugadores se dejaron llevar por la euforia, el entrenador se volvió fuera de quicio y un grito de júbilo de los aficionados invadió el estadio Fisht, en Sochi.

El mencionado Kroos no dudó en disfrutar de su celebración, con una vuelta de honor y haciendo señas a los espectadores que habían acudido a animar a la selección alemana. Aunque muchos de los que lo vitoreaban habrían querido verlo fuera del terreno de juego en la primera mitad del encuentro, en la que un paso errado del centrocampista regaló a los suecos un balón que acabó convertido en tanto.

l partido lo ganó Reus

Pero a pesar de su gol de la victoria y de toda la alegría por este éxito en el último momento, Kroos no es desde luego la única razón por la que los campeones del mundo todavía pueden aspirar a los octavos de final. En el campo había más jugadores. Futbolistas como Timo Werner, Manuel Neuer o Julian Brandt. Este último fue, de nuevo, más peligroso para Suecia en el poco tiempo que le dejaron jugar que Thomas Müller y Joshua Kimmich en los 87 minutos anteriores. De Julian Draxler mejor ni hablamos.

En su lugar, los titulares deberían estar dedicados a Marco Reus. El jugador oriundo de Dortmund corrió, saltó, defendió y estuvo siempre omnipresente. Su gol en el segundo tiempo sirvió, como en el partido contra México, para despertar a los once alemanes sumidos en la letargia y marcó un punto de inflexión en el partido y en la actitud de la “Mannschaft”. Por fin se dieron cuenta de que está en juego el Mundial y de que, a veces, un campeón también tiene que correr, luchar y superarse a sí mismo.

Hay que creerse la camiseta

Todo esto quedó bastante claro en la segunda salida a escena de la selección alemana en el campeonato. Para tener posibilidades reales de lograr un buen resultado, el entrenador debería apostar por otros jugadores, especialmente aquellos que demuestren la actitud correcta en el día señalado. Se trata de mucho más que simplemente ponerse los zapatos de fútbol. Hay que creerse la camiseta.

Y ahora, la buena noticia: Löw tiene suficientes jugadores en plantilla con “ganas de fútbol” y que han traído consigo el lenguaje corporal necesario. El señor debería dejarles jugar. Brandt, Reus, Werner o Leon Goretzka, ¡con todos estos jóvenes hay posibilidades en este Mundial!

Autor: Thomas Klein, desde Sochi (EAL/RRR).

Tomado de: http://www.dw.com/es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *