Hecho en Bundesliga: Marc-André ter Stegen, el portero del siglo XXI

Marc-André ter Stegen es la viva imagen de lo que representa al portero moderno. Tras formarse en las categorías inferiores del Borussia Mönchengladbach, club con el que debutó y brilló en la Bundesliga, decidió firmar por el FC Barcelona. Un brillante arquero ‘Hecho en Bundesliga’.

Sus inicios

Marc-André ter Stegen nació, creció y se hizo un hombre en Mönchengladbach. Desde los cuatro años empezó a formar parte de la inagotable cantera de Los Potros, un club que, 15 años antes de su nacimiento, dominaba en Alemania y vivía su época dorada en Europa. Marc-André empezó jugando como delantero, algo que le ha venido bien en el futuro, hasta que decidieron que aunque se manejaba bien con los pies, la posición en la que marcaba diferencias era la de portero. Uwe Kamps, uno de sus primeros entrenadores, se mostraba encantado con sus aptitudes: “Tenía un talento enorme, no sabía si era mejor con la pierna derecha o con la izquierda”. Siempre fue un futbolista precoz. Desde bien pronto, todos sabían que se trataba de la gran joya de tan fértil cantera. Y no se equivocaban.

Todo lo que tiene que saber del Borussia Mönchengladbach ¡Aquí!

Con apenas 14 años, ter Stegen ya era integrante del equipo juvenil del Borussia Mönchengladbach y empezaba a ser convocado en las categorías inferiores de Die Mannschaft. Sus grandes actuaciones eran constantes y el Europeo Sub17 disputado precisamente en Alemania fue un antes y un después en su carrera. En aquel torneo recibió el premio de mejor arquero y ese mismo año, además, fue premiado con la medalla de bronce Fritz Walter Medal Sub17. Al volver a su ciudad, el Borussia Mönchengladbach le tenía preparado el mejor galardón, su primer contrato como profesional. Dos años más tarde, conseguiría la Fritz Walter Medal de oro en la categoría Sub19.

Su consagración

A Lucien Favre no le tembló la mano para tomar una de sus primeras determinaciones al llegar al banquillo del Borussia Mönchengladbach. Heimeroth y Bailly, los arqueros del primer equipo, no pasaban por su mejor momento y Favre pensó que era la hora de abrir paso a ter Stegen a pesar de contar con tan solo 18 años. Su titularidad llegaba cuando su equipo luchaba por la salvación en la temporada 2010/11. En los 6 partidos que disputó en la recta final de la competición tan solo encajó tres goles y fue fundamental para conseguir la salvación en el duelo directo de promoción ante el Bochum. Había nacido una estrella.

La siguiente temporada, Marc-André ter Stegen ya se hizo con la titularidad indiscutible con Los Potros, logró ser el portero menos goleado de la Bundesliga y fue elegido mejor guardameta del año por delante de Manuel Neuer y Roman Weidenfeller. Nadie podía parar la proyección del portero más destacado de la gran hornada de arqueros que yacían en Alemania.

Su adiós a la Bundesliga

La portería del FC Barcelona quedó huérfana tras la salida de Víctor Valdés. El club azulgrana buscaba reemplazo para su portería y la juventud de Marc-André ter Stegen no sería impedimento para Andoni Zubizarreta, mítico guardameta español y la persona que apostó por él en el Barcelona. Su primer año en La Liga fue complicado, pero finalmente acabó ganando el pulso a Claudio Bravo, haciéndose con la titularidad de la portería de uno de los mejores clubes del mundo.

Desde entonces, asombra con su madurez tanto dentro como fuera del terreno de juego. Su confianza le hace mejor. Su valentía le convierte en un portero diferente. A sus 25 años ya cuenta con dos títulos ligueros, tres de Copa y una Champions League. Además, con Alemania, se proclamó el pasado verano campeón de la Copa Confederaciones siendo el portero titular.

Su referente y sus virtudes

Marc-André ter Stegen siempre manifestó quién fue su gran referente. Oliver Kahn era uno de los mejores arquero cuando del actual defensor de la portería del Barcelona pasaba por su adolescencia. El ídolo de todos los jóvenes porteros alemanes. De él, ter Stegen aprendió que su físico era fundamental para triunfar, que debía ser metódico y trabajador para llegar a la élite, y que tenía que mostrar carácter y personalidad para ejercer de líder ante sus compañeros.

Pero además, ter Stegen aporta talento al sacrificio. Reflejos y agilidad bajo palos, decisivo en el uno contra uno ante el delantero. Un futbolista de campo más cuando tiene que formar parte de la jugada con el balón en los pies. Un portero del siglo XXI y uno de los mejores del mundo en su posición. Una joya forjada y ‘Hecha en Bundesliga’.

Tomado de: www.bundesliga.com/es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *