Sep 09

‘Turbo’ Werner se gana el ‘9’ de Alemania

Joachim Löw no ha dado muestras de tener fe ciega en la figura de un ‘9’ puro. El ‘cuerpo’ le pide jugar con un ‘falso 9’ -ha probado con Götze, Müller, Özil, Podolski Reus, Schürrle…- que potencie el fútbol asociativo que trató de inculcar desde su llegada siguiendo el ejemplo de La Roja. La prueba más evidente es el Mundial ganado en 2014. La ‘Mannschaft’ comenzó con Müller en punta, pero a Löw no le quedó más remedio que ceder ante el empuje de Klose -marcó en el 2-2 ante Ghana y en el histórico 1-7 a Brasil- de cuartos de final en adelante.

La retirada de Klose, máximo goleador de la historia de los Mundiales (16) y de la selección alemana (71), dejó un importante vacío. Mario Gómez experimentó un importante bajón anotador que le dejó fuera de la selección -sólo fue convocado una vez entre septiembre de 2014 y marzo de 2016-, no había recambios naturales de garantías -Kruse apareció con cuentagotas- y el ‘falso 9’ no funcionaba.

La solución, tras probar con Wagner y Stindl, llegó en el tercer partido de la Confederaciones. Timo Werner, que había debutado con victoria en un amistoso contra Inglaterra (1-0) el 22 de marzo, se ganó un puesto el once y, desde entonces, ha alimentado su candidatura a convertirse en ‘9’ de Alemania a base de goles. Se proclamó campeón y Pichichi de la Confederaciones -empatado a tres tantos con Stindl y Goretzka se llevó el gato al agua por haber dado más asistencias (2)- y suma ya tres goles en tres partidos de Eliminatorias. En definitiva, seis dianas y dos pases decisivos en ocho encuentros avalan al atacante del RB Leipzig.

Mejor inicio que Klose, Podolski, Thomas Müller…

El prometedor comienzo de Timo Werner con Alemania no ha pasado desapercibido en Alemania. El arranque anotador del ex del Stuttgart mejora los inicios de grandes mitos de la ‘Mannschaft’: Klose anotó cinco goles en sus primeros ocho encuentros, Podolski logró dos y Thomas Müller sólo uno. No ha podido superar, sin embargo, al ‘otro Müller’. Gerd ‘Torpedo’ Müller consiguió ocho dianas en sus primeras ocho internacionalidades. Casi nada.

Acostumbrado a batir récords de precocidad

Werner siempre ha ido rápido. Ante la República Checa tardó 3’45” en marcar el gol más rápido de Alemania desde 2013. La precocidad ha sido una constante en su carrera: fue el jugador más joven en debutar con el Stuttgart (17 años, 8 meses y 4 días), el tercer goleador más precoz de la Bundesliga (17 años, 2 meses y 21 días) -sólo superado por Draxler y Sahin-, el más joven en alcanzar los 100 partidos en Bundesliga (20 años y 203 días) -por delante de Draxler (20 y 225)- y el más precoz en lograr un doblete (17 años y 164 días).

La temporada pasada se convirtió, además, en el tercer jugador menor de 22 años en marcar 21 goles o más. Antes lo consiguieron, según la propia web de la Bundesliga, Gerd Müller (28 goles con el Bayern en la 1966-67) y Dieter Müller (24 con el Colonia en la 1974-75). “La pasada temporada demostró su calidad -únicamente Modeste (25), Lewandowski (30) y Aubameyang (31) le superaron en goles-. Él solía ser el Pichichi cada temporada pese a ser el más joven”, asegura su compatriota Joshua Kimmich refiriéndose a los 25 goles que logró en 24 partidos con el sub 19 del Stuttgart y los 32 tantos que consiguió en 37 choques con el sub 17.

Un ariete moderno que casa en la ‘Mannschaft’

Toca remontarse hasta 2013 para encontrar un delantero alemán -Kiessling logró 25 con el Leverkusen- que supere los 21 tantos que logró la temporada pasada Werner. Fue, con mucho, su mejor temporada en la élite. Su récord anterior eran los seis que consiguió con el Stuttgart en la 2015-16.

Su evolución en Leipzig fue bestial. Pasó de jugar de extremo en Stuttgart a consolidarse como atacante en el 4-4-2 de Ralph Hasenhüttl. Una demarcación que ha potenciado sus cualidades y ha abierto su apetito goleador. Werner responde al perfil de ariete moderno y en la pasada Bundesliga demostró un repertorio tremendo: marcó 12 goles con la derecha -dos de penalti-, 5 con la zurda y 4 de cabeza. Todos ellos, eso sí, dentro del área. Demostró, además, una tremenda efectividad de cara a gol (34,43%). 37 de los 61 tiros que intentó fueron a puerta y 21 acabaron en gol. Entre los delanteros que acabaron con más de 10 dianas en las grandes Ligas sólo le superaron Giroud (35,29%), Lacazette (36,89%) y Kruse (40,53%).

Pese a que debutó en marzo, parece que llevara toda la vida jugando con Alemania. Su velocidad le da alas a la ‘Mannschaft’ para salir a la contra y su movilidad -le gusta caer a banda y tirar desmarques de ruptura- se antoja ideal para partidos más cerrados. En el 6-0 a Noruega ofreció su mejor versión. Jugó a un toque para agilizar la jugada y marcó. En el 2-0 bajó un balón largo de cabeza para que Özil asistiera a Draxler. Maravilloso. En el 3-0 recibió de Müller y definió con sangre fría. El 4-0 fue su obra maestra. Controló de espaldas, descargó sobre la subida de Kimmich por derecha y se insertó entre los centrales para cabecear un medido centro de Müller.

“Sus movimientos hacen mucho daño al oponente. Es muy difícil de defender. Tiene una movilidad brutal y mucha velocidad. Para no llevar mucho tiempo en la selección, está haciendo grandes cosas. hay otro tipo de delanteros, Timo corre constantemente y busca el balón a la espalda de la defensa y eso es muy bueno para nuestro juego de combinación”. Palabra de Löw. Difícil será, por tanto, que no sea el ‘9’ de Alemania en el Mundial.

Uno de los jugadores más rápidos de la Bundesliga

Su velocidad punta, como la del galgo, le viene de casta. La pasada Bundesliga -la web de la Liga alemana diseñó un curioso gráfico comparando su velocidad con la de algunos animales- fue el octavo jugador más rápido del torneo con un pico de velocidad de 34,93 km/h. No es de extrañar, por tanto, que le apoden ‘Turbo Timo’. Al parecer, es capaz de correr los 100 metros en 11.1 segundos. “De niño iba a correr a la montaña con mi padre. Desde pequeño me quedó claro que si quería ser profesional tenía que dar un puntito más”, asegura.

Los mejores inicios anotadores con Alemania (primeros ocho partidos)

13 Ernst Willimowski*

13 Gottfried Fuchs

11 Josef Gauchel

10 Klaus Fischer

10 Franz Binder

9 Edmund Conen

9 Karl Hohmann

9 Fritz Förderer

8 Lothar Ulsaß

8 Gerd Müller

8 Hans Schäfer

8 Helmut Schön

8 Wilhelm Simetsreiter

8 Josef Rasselnberg

8 Richard Hofmann

7 Dieter Müller

7 Karl Decker

7 Fritz Walter

7 August Lenz

7 Josef Pöttinger

7 Eugen Kipp

6 Timo Werner

* Ernst Willimowski (seis partidos) y August Klingler (cinco) ni siquiera llegaron a ocho internacionalidades.

Tomado de: marca.com

Deja un comentario

Your email address will not be published.